China anunció que está lista para aprobar nuevas plantas de energía nuclear como parte de ambiciosos planes para reducir la dependencia en los combustibles fósiles, dando fin a una moratoria impuesta tras el desastre japonés en Fukushima.

El gobierno chino indicó el miércoles que espera generar 30% de la energía del país de fuentes de renovables de energía, como la solar y la eólica, así como energía nuclear para finales de 2015. El porcentaje supera el objetivo anterior de 15% de fuentes renovables y 5% de energía nuclear para el 2020.

El gobierno comunista promueve activamente las fuentes renovables de energía y otras alternativas para frenar la dependencia del petróleo importado, lo que considera un riesgo de seguridad nacional.

El anuncio del gabinete no señaló la fecha para la reanudación de la construcción de las plantas nucleares.