La Corte Suprema de Brasil definió hoy una pena de 39 años y cinco meses de cárcel para el publicista Marcos Valerio Fernandes, uno de los acusados del llamado "juicio del siglo", referido a corruptelas denunciadas durante el primer mandato de Luiz Inácio Lula da Silva.

Fernandes, uno de los 25 reos declarados culpables en este sonado proceso, fue condenado por asociación ilícita, corrupción activa, malversación, lavado de dinero y evasión de divisas y, aunque el resultado será oficialmente proclamado mañana, se considera ya como la primera condena firme del proceso.