El ministro brasileño de relaciones exteriores Antonio Patriota consideró el miércoles como positivo que el debate presidencial del lunes en Estados Unidos excluyera a América Latina porque el intercambio se refirió principalmente a problemas internacionales para la seguridad estadounidense.

"Es cierto que América Latina no estuvo presente, que yo sepa, y que Brasil no fue mencionado, pero creo que el debate se concentró realmente en problemas y temores", dijo el ministro tras visitar a la secretaria de Estado Hillary Clinton. "En la actualidad, Brasil y América del Sur, es una región del planeta que ofrece más soluciones que problemas. Así que lo interpreto de forma positiva".

Al celebrar el lunes el tercer y último debate antes de las elecciones del 6 de noviembre, el presidente Barack Obama y su rival republicano Mitt Romney omitieron a América Latina de una conversación dedicada al programa nuclear de Irán, la guerra civil en Siria, la cooperación con Paquistán y el retiro de tropas estadounidenses de Afganistán.