El representante especial de la ONU y la Liga Árabe para Siria, Lajdar Brahimi, comunicó hoy al Consejo de Seguridad que el régimen de Bachar al Asad ha aceptado su propuesta de decretar un alto el fuego temporal y que Damasco hará el anuncio oficial mañana, jueves.

"Brahimi ha dicho que el presidente Al Asad acepta la propuesta de tregua y que espera para mañana el anuncio formal por parte de Damasco", afirmaron hoy a Efe fuentes diplomáticas del Consejo de Seguridad tras concluir la intervención del mediador internacional ante el Consejo a través de videoconferencia.

Brahimi informó hoy al máximo órgano de seguridad de la ONU sobre su última visita a Siria y otros países de la región en la que trató de convencer a las partes de la necesidad de decretar un alto el fuego y cese de las hostilidades durante la festividad musulmana de Aid al Adha (Fiesta del Sacrificio) que comienza este viernes.

"Tras mi visita a Damasco, hay un acuerdo por parte del Gobierno sirio (de un alto el fuego) durante el 'Aid' y, en ese sentido, se difundirá un comunicado hoy o mañana", señaló Brahimi previamente ante la prensa en El Cairo, donde añadió que la mayoría de "grupos combatientes", en alusión a los rebeldes, también acepta la tregua.

Las mismas fuentes diplomáticas explicaron a Efe que el mediador internacional se mostró pesimista sobre los resultados que pueda tener esa tregua temporal porque ha detectado que "no hay confianza" entre el régimen y los rebeldes opositores y "tiene muchas dudas" sobre lo que vaya a pasar después de la tregua.

Durante su intervención ante el Consejo, que hizo a través de videoconferencia desde El Cairo, Brahimi advirtió que la situación está "deteriorándose", que continúan las violaciones de derechos humanos por parte de ambos lados, y que hay un "serio peligro" de que se produzca una "espiral dramática" de contagio en la región.

En concreto, el mediador internacional detalló que solo en el mes de octubre han huido de Siria unas 48.000 personas buscando refugio en los países vecinos y dijo que durante su visita a Damasco entregó a las autoridades una lista con los nombres de unas 30.000 personas que se presume están detenidas.

Al término de las consultas en el Consejo, el embajador ruso ante la ONU, Vitaly Churkin, dijo a la prensa que Moscú, principal aliado de Al Asad en la comunidad internacional, tiene "indicaciones" de que el Gobierno sirio "va a aceptar la propuesta" de alto el fuego de Brahimi y que "habrá mañana un comunicado".

La propuesta de tregua temporal cuenta ya con el respaldo del Consejo de Seguridad, que emitió hoy un comunicado de prensa en el que instó a la comunidad internacional y los actores regionales a ejercer su influencia entre las partes en conflicto para facilitar el alto el fuego y el cese de hostilidades.

"Damos la bienvenida a esta iniciativa importante y apropiada del representante especial para una tregua durante la Fiesta del Sacrificio", afirmó ante la prensa el presidente de turno del Consejo de Seguridad, el embajador guatemalteco Gert Rosenthal, en nombre de sus quince miembros.

La crisis que se vive en Siria desde marzo de 2011 ha causado hasta la fecha más de 25.000 muertos, mientras que unos 2,5 millones de personas necesitan ayuda humanitaria y más de 250.000 se han tenido que refugiar en los países vecinos, según cifras de Naciones Unidas.