La canción "Bohemian Rhapsody" de Queen es "mejor que el sexo" para los británicos y "Sexual Healing" de Marvin Gaye les ayuda a "animarse", según los resultados del estudio "La ciencia detrás de la canción" publicados hoy.

La investigación, realizada para Spotify por el psicólogo musical Daniel Müllensiefen de la Universidad de Londres, busca examinar la relación entre la música, el amor y la seducción, para lo que se entrevistó a 2.000 personas en Reino Unido con edades comprendidas entre 18 y 91 años.

El resultado son un conjunto de listas con las canciones que mejor acompañan una cena para dos, una pista de baile, el sexo o bien ayudan a ponerse a tono, donde la leyenda Marvin Gaye se erige como triunfador.

Su tema "Sexual Healing" ocupa el primer lugar de la lista "Las 20 mejores canciones para animarse" mientras que su "Let's Get it On" es la favorita en una cena romántica.

Müllensiefen explicó que "la música es capaz de activar las mismas zonas de placer del cerebro que la comida o el sexo" y, para uno de cada tres encuestados, "Bohemian Rhapsody" lo consigue incluso en mayor medida.

La lista de "Las 20 canciones mejores que el sexo", encabezada por el tema de Queen, concede la plata a "Sex On Fire" de Kings of Leon y el bronce a la balada de Robbie Williams "Angels".

El psicólogo señaló que el éxito de estas "obras maestras épicas" reside en su capacidad de "superar nuestras expectativas musicales" e ir "por un camino diferente".

Ya en el dormitorio, tanto los británicos como las británicas apuntaron a la banda sonora de "Dirty Dancing" como la música más excitante, una lista en la que se encuentra también un tema clásico, el "Bolero" de Ravel.

El estudio revela también que más del 40 por ciento de las personas afirmó que la música que escucha mientras mantiene relaciones sexuales tiene más probabilidad de estimularles que el tacto o la sensación del cuerpo de su pareja.