AT&T, la segunda mayor operadora de telefonía de Estados Unidos, anunció hoy que obtuvo un beneficio neto de 11.121 millones de dólares en los nueve primeros meses del año, el 4,7 % más interanual, aunque sólo en el tercer trimestre sus ganancias se mantuvieron prácticamente sin cambios.

La firma, con sede en Dallas (Texas), se anotó entre enero y septiembre pasados un beneficio neto de 1,9 dólares por acción, frente a los 1,79 dólares del mismo periodo del ejercicio precedente, cuando sus ganancias se situaron en los 10.622 millones de dólares.

Durante esos nueve meses, la facturación de la telefónica se incrementó un leve 0,7 % hasta situarse en los 94.856 millones de dólares debido a que el aumento de los servicios de datos y telefonía móvil contrarrestaron el descenso de los ingresos por llamadas.

Mientras tanto, los gastos de la firma retrocedieron el 0,1 % para colocarse en los 75.901 millones de dólares, de modo que su beneficio operativo se situó en los 18.955 millones.

Por lo que se refiere al tercer trimestre del ejercicio, el periodo al que más atención prestaban hoy los analistas estadounidenses, AT&T ganó 3.635 millones de dólares (63 centavos por acción), un ínfimo 0,3 % más que los 3.623 millones (61 centavos) del mismo trimestre de 2011.

Los ingresos de la operadora bajaron el 0,1 % en ese periodo, hasta los 31.459 millones de dólares, mientras que sus gastos operativos se elevaron en un 0,7 % hasta los 25.422 millones de dólares.

El presidente y consejero delegado de la firma, Randall Stephenson, calificó de "impresionantes" esos resultados y destacó "el sólido crecimiento del beneficio, los flujos de caja récord y las sólidas devoluciones a los accionistas a través de dividendos y recompras de acciones".

Sobre el negocio de telefonía móvil, Stephenson destacó que la "penetración de planes de datos de móviles sigue escalando y la construcción de nuestra red de cuarta generación LTE va más rápido de lo calculado".

Sin embargo, entre julio y septiembre pasados, AT&T registró 151.000 nuevos clientes de contrato, una cifra que según los analistas supone la más baja para ese periodo desde 2003 y que queda por debajo de los números anunciados la semana pasada por su rival Verizon, líder en el mercado.

Esos resultados no fueron muy bien recibidos entre los inversores y una hora y media después del inicio de la sesión en la bolsa de Nueva York (NYSE) sus acciones bajaban el 0,66 % para cambiarse por 34,77 dólares cada una, aunque desde enero acumulan una subida del 15 %.