El sexto Foro de Competitividad de las Américas comenzó hoy en la ciudad colombiana de Cali con el objetivo de intercambiar experiencias y forjar un presente y un futuro más prósperos a través de la innovación en las actividades productivas.

Más de un millar de participantes de 34 países llegaron hoy a Cali para analizar durante tres días cómo la innovación lleva a la prosperidad, tal y como reza el lema propuesto por el Gobierno colombiano del presidente Juan Manuel Santos, que ejerce de anfitrión de la cita.

De hecho, en su discurso inaugural, Santos animó a los emprendedores del continente a aprovechar esta "década de América Latina" para "mirar con espíritu visionario" las oportunidades de negocio y "hacer de la innovación el motor de su desarrollo".

"Eso es lo que queremos de Colombia, y hacerlo extensible a la región", agregó.

Y en ese mismo sentido, el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), el chileno José Miguel Insulza, llamó a que por primera vez en la historia el continente se erija en su propio socio económico.

"Yo lo que propongo es que en lugar de andar preguntando a cuál vamos a elegir ahora es por qué no nos elegimos a nosotros mismos y declaramos que este es el siglo de América Latina para trabajar con todo el mundo, y no solamente tener un salvador en todo el planeta", dijo en declaraciones a periodistas.

No obstante, durante la instalación del foro, en la que participó junto con el presidente Santos y con el alcalde de Cali, Rodrigo Guerrero, Insulza admitió que si bien los países emergentes latinoamericanos y caribeños atraviesan un buen momento económico, hay muchos desafíos que atender.

De hecho calificó como "un reto común para todos" mejorar la productividad y el crecimiento económico, una tarea que según dijo, se abordará en este foro.

Otra labor, añadió, es "ver cómo el sector público, privado y la academia podemos crear sinergias" para apostar por la innovación, dado que hay una cooperación deficiente entre esos ámbitos.

Además, según destacó, sigue siendo un reto para los Estados incrementar sus inversiones en educación, ciencias y tecnología, y coordinarlos además con iniciativas privadas, los ciclos de innovación en la generación de productos y servicios es baja y "lo que se investiga no se aplica".

Como ejemplo, resaltó que mientras en América Latina y el Caribe se registraron 290 patentes en 2009, en el continente asiático -excluyendo Japón- se registraron 20.036 patentes.

Por su parte, Santos recalcó que su Gobierno "ha hecho los deberes" y ha fundado un sistema de competitividad entre el sector público y el privado que permite "elaborar políticas eficaces" de innovación, como también creó en febrero la plataforma "Innpulsa Colombia".

También recordó que el 10 % de todas las regalías están destinadas a programas de ciencias, tecnología e innovación, lo que se traduce en una dotación de 480 millones de dólares para proyectos en todo el país.

Durante la jornada tuvo lugar la reunión anual de los miembros de la Red Interamericana de Competitividad (RIAC), en la que repasaron los compromisos asumidos hace un año en el foro de Santo Domingo y analizaron el panorama de América Latina y el Caribe en materia de competitividad.

En general, los participantes hicieron un buen balance, aunque las principales preocupaciones vienen de la debilidad de las políticas públicas que incentivan la innovación, la ciencia y la tecnología, así como la aparente falta de interés de las empresas de la región en esos temas.

Pero también hubo espacio para resaltar exitosas experiencias de apoyo a la innovación, como proyectos para emprendedores y micro, pequeñas y medianas empresas (mipymes).

El jueves, el foro arrancará con una reunión de ministros de Economía, Finanzas, Industria y Comercio de las Américas adscritos a la RIAC, y le seguirá una jornada en la que debatirá sobre el lema "Innovación para la prosperidad" desde todos los ángulos.

El Banco Mundial (BM) destacó en el estudio "Doing Business 2013: Regulaciones inteligentes para Pequeñas y Medianas Empresas" publicado el pasado lunes que Chile, Perú, Colombia, México y Panamá están haciendo "importantes" esfuerzos para mejorar la regulación empresarial, mientras que Argentina o Venezuela han retrocedido.