El saudí Abdl al Rahim Al Nashiri, uno de los más importantes presos de Guantánamo, alegó hoy amenazas y agresiones por parte de los guardias de la prisión militar en el segundo día de audiencias para mociones.

"Si me muevo (de la línea con los otros presos) apenas un metro, los guardias me encadenan de manos, piernas y vientre", dijo al Nashiri al juez James Pohl, a quien aseguró que esta ha sido la primera vez en diez años que ha podido hablar sobre el asunto.

Nashiri solicitó a Pohl que interviniera para parar "estas agresiones".

Al Nashiri está acusado de orquestar el atentado contra el portaaviones USS Cole en 2000, en el que fallecieron 17 estadounidenses.

El saudí, de 47 años, es el primer recluso de Guantánamo que se enfrenta a la pena de muerte y el primero juzgado en estas "comisiones militares" reformadas por el presidente Barack Obama y que tienen como objetivo juzgar como enemigos de guerra a combatientes irregulares como los miembros de Al Qaeda.

El preso fue detenido en otoño de 2002 y trasladado a cárceles secretas, donde fue interrogado con métodos considerados tortura, como el ahogamiento simulado, algo que la Agencia Central de Inteligencia (CIA) ha reconocido.

Nashiri también está acusado de un intento de ataque al portaaviones USS The Sullivans en enero de 2000 y por un atentado contra el petrolero francés Limburg en octubre de 2002.

Enfrenta cargos de traición, asesinato en violación de la ley de la guerra, intento de asesinato en violación de la ley de la guerra, el terrorismo, conspiración, ataques contra objetos civiles y contra buques militares.

Si es declarado culpable, podría enfrentar la pena de muerte.