Al menos diez personas fueron detenidas hoy en Lima por causar desórdenes durante el paro de transportistas convocado por varias empresas del sector, que afectó parcialmente el transporte en la capital peruana.

La policía del distrito de Los Olivos, al norte de Lima, detuvo a diez personas que lanzaron piedras a algunos transportistas que salieron a trabajar con normalidad, según informó Radio Programas del Perú (RPP).

El paro, contemplado por 24 horas, causó dificultades para el transporte en los conos norte y sur de la ciudad, donde pocos ómnibus circulaban y estaban abarrotados de pasajeros.

En la zona este de la capital, que conduce hacia la carretera Central, circulaban camionetas informales que permitieron el transporte del público, aunque con pasajes más altos que lo normal.

Un grupo de empresas de transporte público, reunido en la Confederación Nacional de Empresas de Transporte (Conet), se opone a la reforma emprendida por la municipalidad de Lima para establecer corredores viales, previamente licitados, y con buses nuevos, entre otras condiciones.

La municipalidad de Lima puso hoy en circulación los 280 buses y 171 unidades alimentadoras del servicio Metropolitano para suplir la ausencia de vehículos por el paro.

Otro de los gremios en paro, la Corporación de Transporte Urbano de Lima, informó que el 85 % de las empresas afiliadas acataba la medida de fuerza.

La alcaldesa de Lima, Susana Villarán, aseguró a la población, a través de los medios locales, que todo estaba controlado en la ciudad y que no había riesgos para las personas ni para los transportistas.

"Salgan tranquilos, organícense en paz, lleguen a tiempo, la seguridad está garantizada", dijo Villarán después de inspeccionar el transporte en el distrito de San Juan de Lurigancho, el más grande de la capital.

Villarán remarcó que "la reforma del transporte es inexorable y no se va detener", a pesar de que "hay una minoría que se opone al cambio".

El presidente de Conet, Julio Rau Rau, que convocó al paro, llamó a sus afiliados a participar en la marcha que harán hacia la plaza Dos de Mayo, en el centro de Lima, con apoyo de la Federación Nacional de Taxis y Colectivos (Fentac).