Los venezolanos están celebrando ya un logro en la Serie Mundial, sin importar que ésta no haya comenzado todavía ni quién se corone al final en el duelo entre los Tigres de Detroit y los Gigantes de San Francisco.

Nueve venezolanos, incluidos cinco de los Gigantes, aparecerán en el Clásico de Otoño que comienza el miércoles, un número sin precedente.

"Es la primera vez, pero tenía que un día pasar, cada vez hay más y mejores jugadores venezolanos en las Grandes Ligas", dijo Alberto Mendoza, un administrador de 35 años, quien se unió a decenas de venezolanos que entre gritos y brindis con cerveza celebraban la victoria de San Francisco en un restaurante del este de Caracas. "Venezuela es una potencia del béisbol".

La anterior marca era de cuatro venezolanos en total en cada una de las series mundiales de 2003 y 2006, en las que se enfrentaron Marlins de Florida-Yanquis de Nueva York y Cardenales de San Luis-Tigres, respectivamente.

Los aficionados festejaron ruidosamente el triunfo conseguido el lunes por los Gigantes sobre los Cardenales de San Luis, en el séptimo y decisivo juego de la Serie de Campeonato de la Liga Nacional, particularmente luego de que su compatriota Marco Scutaro, el veterano intermedista, fue nombrado el Jugador Más Valioso.

Mientras que los Gigantes se abrazaban y saltaban de alegría en el cuadro interior, empapados por la lluvia, acto seguido una bandera venezolana fue desplegada y sostenida por la esposa de Scutaro al recibir su trofeo.

Las fotos de Scutaro en la celebración de la victoria bajo la lluvia aparecieron en las primeras planas de varios periódicos venezolanos. El diario deportivo Meridiano encabezó: "Venezuela se agiganta".

Entre los venezolanos que jugarán por los Tigres destaca Miguel Cabrera, flamante ganador de la Triple Corona de Bateo.

"Este es un gran año para Venezuela; nuestra bandera está en lo más alto, el 2012 es un año para la historia", dijo José Manuel Blanco, un estudiante de 23 años, que portaba una camiseta de los Navegantes del Magallanes, el equipo de la liga venezolana donde juega Pablo Sandoval, el popular antesalista de los Gigantes.

Blanco destacó que en esta temporada, los venezolanos han tenido varios logros. Además del bateo impresionante de Cabrera, Félix Hernández lanzó un juego perfecto por los Marineros de Seattle y Johan Santana consiguió un partido sin hit con los Mets de Nueva York.

Scutaro es el tercer venezolano en la historia que gana el premio al Jugador Más Valioso en una Serie de Campeonato. Jesús "Manny" Trillo lo logró con los Filis en 1980 y Eduardo Pérez se llevó la distinción con los Bravos en 1999.

Julio Venegas, de oficio ebanista, dijo que su equipo favorito son desde siempre los Yanquis de Nueva York, pero disfruta los triunfos de cualquier equipo donde juegan peloteros venezolanos.

"Me gustaría que ganen los Tigres", comentó Venegas, de 51 años, quien se refiere a Cabrera con un diminutivo en muestra de afecto.

"Creo que si ganan los Tigres, sería un crimen que le quiten el título de Más Valioso (de la temporada) a Cabrerita", consideró.

Muchos peloteros venezolanos en las mayores suelen jugar durante el invierno boreal en la liga de su país. Cabrera milita en los Tigres de Aragua, mientras que Gregor Blanco, jardinero de los Gigantes, juega para los Tiburones de La Guaira.

Durante mucho tiempo, el béisbol ha sido el deporte más popular en Venezuela, que comparte esa pasión con otros países caribeños, como República Dominicana y Cuba. Mientras que la República Dominicana aporta la mayor cuota de jugadores extranjeros en el béisbol mayor de Estados Unidos, el número de jugadores venezolanos se ha duplicado desde el año 2000 y esta temporada llegó a 95, el más alto en la historia.

La rivalidad entre los clubes venezolanos es intensa. Los encuentros entre los Navegantes y los Leones del Caracas suelen atraer a numerosos espectadores.

Durante los juegos, es común que haya espectáculos pirotécnicos, mientras los espectadores degustan las tradicionales "arepas" y grandes cantidades de cerveza y güisqui.

Los venezolanos que juegan para Tigres y Gigantes llegaron a las mayores a través de un sistema bien organizado de equipos infantiles y juveniles en el país, donde los buscadores de talentos suelen identificar a los prospectos tan pronto como alcanzan la adolescencia.

Ese gran contingente venezolano debe darle a los jóvenes un impulso motivacional, dijo Manuel Suniaga, un vendedor ambulante de bocadillos calientes en un puesto en el centro de Caracas.

En cuanto a la Serie Mundial, los venezolanos parecen divididos, muchos simplemente están orgullosos de tener a tantos de los suyos como figuras en la Serie.

Suniaga comentó que la racha de bateo de Scutaro ha sido especialmente emocionante porque demuestra que un jugador que no tenga los impresionantes números de un astro como Cabrera todavía puede exhibir un rendimiento estelar si tiene suficiente determinación.

"Los Gigantes están inspirados. Eso les puede dar más chance al final. Depende de la mística", dijo Suniaga, añadiendo que no se perderá ni un solo juego.

___

Jorge Rueda está en Twitter como: http://twitter.com/jorgeruedaap

Ian James está en Twitter como: http://twitter.com/ianjamesap