El presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, llamó hoy a la Eurocámara a respaldar la candidatura del luxemburgués Yves Mersch al directorio del Banco Central Europeo (BCE), a pesar de las críticas de los eurodiputados a la ausencia de mujeres en las altas instancias económicas.

Van Rompuy se pronunció así en una intervención ante el pleno del Parlamento Europeo, un día después de que su comisión de Asuntos Económicos y Monetarios votase en contra de Mersch para reivindicar la necesidad de impulsar la igualdad de género en las instituciones.

El presidente del Consejo Europeo dijo entender la preocupación de los eurodiputados y prometió que en el futuro se presentarán más mujeres como candidatas a este tipo de cargos.

Sobre todo, garantizó, en el sector económico y financiero, donde la "falta de representación de las mujeres es flagrante".

Según aseguró, así se lo solicitó a los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión en la cumbre comunitaria celebrada la pasada semana en Bruselas.

"Espero que, con este nuevo compromiso con el equilibrio de género, el Parlamento base su decisión final sobre el actual candidato al comité ejecutivo del BCE en los criterios de calificación profesional y experiencia", señaló recordando que es "urgente" cubrir el puesto.

Varios grupos parlamentarios, sin embargo, aseguraron que no consideran suficiente esa promesa.

"Su intervención me decepciona y esto es insuficiente. No estamos dispuestos a pretextos y subterfugios", respondió a Van Rompuy el líder del grupo de los Socialistas y Demócratas, Hannes Swoboda.

Por su parte, la portavoz de Los Verdes, Rebecca Harms, defendió la necesidad de garantizar la presencia de mujeres en los órganos de dirección y las iniciativas en este sentido que tiene previsto presentar hoy la Comisión Europea.

"Es lamentable que el señor Mersch socave la estrategia", señaló.

La comisión económica del PE ha propuesto rechazar el nombramiento de Mersch pese a no poner en duda sus capacidades.

El pleno de la Eurocámara se pronunciará el jueves, en un voto que puede suponer una presión política, pero que no es vinculante para el nombramiento final de Mersch, que llenará el hueco dejado por el español José Manuel González-Páramo el 31 de mayo de este año.