Usain Bolt se tomó un descanso de su itinerario promocional en Río de Janeiro para visitar algunos de los lugares icónicos de la ciudad donde tratará de mantener su dominio en los Juegos Olímpicos de 2016.

Bolt comenzó su gira de dos días el martes con una visita a la estatua del Cristo Redentor, y luego sobrevoló en helicóptero la playa Copacabana, la montaña Pan de Azúcar y el estadio Maracaná, que está siendo remodelado para el Mundial de 2014.

Bolt publicó en su cuenta de Twitter una foto del estadio y escribió: "La construcción a velocidad Usain Bolt para la Copa del Mundo de fútbol".

El Maracaná también será utilizado en los Juegos Olímpicos de 2016.

El jamaiquino, campeón olímpico de los 100 y 200 metros en 2008 y 2012, ha dicho que quiere repetir ambas coronas en 2016.