Cinco presos mapuches en huelga de hambre desde hace 23 días en la prisión de Temuco (sur de Chile) depusieron hoy su protesta, según confirmó a Efe la directora del Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH), Lorena Fries.

Fries viajó al sur del país para mediar por la situación de los comuneros y llegó a un acuerdo con representantes de Gendarmería (guardia de prisiones) para que los mapuches sean trasladados a la cárcel de Angol, a 140 kilómetros de Temuco, para estar más cerca de sus familias.

"Han decidido deponer la huelga hoy por la mañana. Informaron de ello por escrito a Gendarmería y estuvimos viendo cómo mejorar las condiciones para que sean trasladados antes del jueves a la cárcel de Angol", dijo Fries por teléfono a Efe.

Cuatro de los presos se encuentran en prisión preventiva, acusados de robo con intimidación y homicidio frustrado a carabineros, mientras que uno cumple condena firme.

Los cinco presos decidieron hace tres días iniciar una huelga de hambre seca, es decir, no ingerir tampoco ningún tipo de líquido.

"Era una preocupación fuerte porque son jóvenes y el viernes habían empezado la huelga seca, que produce un deterioro muy rápido que puede ser irreparable", apuntó la directora del INDH.

En la cárcel de Angol, en tanto, otro grupo de cuatro mapuches cumple este martes 58 días en huelga de hambre.

Dos de ellos fueron condenados en agosto a 11 años de cárcel por el homicidio frustrado de un policía y porte ilegal de armas y esperan que la Corte Suprema decida este miércoles si acepta su petición de anular ese juicio, mientras que los otros dos están a la espera de juicio.

Lorena Fries dijo que visitó la semana pasada a estos cuatro comuneros y que el INDH observará con atención el desenlace del requerimiento de nulidad que presentaron ante la justicia.

Los cuatro pertenecen a la comunidad Wente Wilkun Mapu, situada en una zona dominada por el denominado conflicto mapuche que enfrenta a esa etnia con agricultores y empresas forestales por la propiedad de tierras que consideran ancestrales.

El día 10 fueron trasladados desde la cárcel hasta el hospital de Concepción pero, después de pasar una semana internados, fueron llevados de nuevo a la prisión de Angol.