Las autoridades judiciales de Nueva Jersey han rechazado por segunda vez la petición presentada por la abogada española María José Carrascosa para que se decrete su libertad condicional tras casi seis años en prisión en Estados Unidos debido a un conflicto sobre la custodia de su hija.

Así lo confirmó hoy a Efe la Junta de Libertad Condicional de Nueva Jersey, que no ofreció más detalles sobre la decisión pero explicó que Carrascosa, valenciana, no podrá volver a solicitar su puesta en libertad hasta dentro de un año y medio, en concreto el 18 de mayo de 2014.

El exmarido de Carrascosa, Peter Innes, había solicitado a ese organismo que la excarcelase "inmediatamente" y expidiera su regreso a España, donde se encuentra la hija de ambos, Victoria, argumentando que "retenerla en prisión no vale para nada" porque está "enferma mentalmente", según una copia de la misiva remitida a Efe.

En agosto pasado, Innes consideró que era "muy probable" que las autoridades concedieran la libertad condicional a la española este año después de que la Junta de Libertad Condicional ya hubiera rechazo en una ocasión su petición, un derecho que tienen los reclusos después de haber cumplido un tercio de su condena.

"Me gustaría recordar que le solicité a la Junta de Libertad Condicional su liberación. No hay nada más que pueda hacer y me entristece que continúe en prisión. Es una situación horrible para nuestra hija", aseguró hoy a Efe Innes al ser preguntado por esta decisión.

Carrascosa e Innes estuvieron casados cinco años, hasta que en 2004 decidieron separarse y firmaron un acuerdo que establecía que ninguna de las partes podía sacar del país a la niña -entonces de 4 años- sin el consentimiento del otro, de forma que el pasaporte estadounidense de la menor quedó bajo custodia del despacho de Lesvenich & Marzano-Lesvenich.

Sin embargo, ese despacho entregó a Carrascosa el pasaporte y ésta se llevó a la niña a España en enero de 2005. Luego la mujer volvió a EEUU y en 2006 fue detenida e ingresó en prisión, donde, según las autoridades de este país, permanecerá hasta que devuelva a la niña o complete la condena que tiene de 14 años de cárcel.

Desde entonces se ha negado a llegar a un acuerdo con el que fuera su marido, al que acusa de agredirla e incluso de haber tratado de envenenarla y asesinarla, y los intentos de mediación entre las partes y las correspondientes autoridades han resultado infructuosos.

Carrascosa argumenta que las autoridades de su país también se han pronunciado sobre este caso y han prohibido a la niña salir de territorio español hasta que tenga 18 años.