Una semana después que la UEFA abrió expedientes disciplinarios contra Serbia e Inglaterra, Michel Platini dijo el martes que el organismo rector del fútbol europeo hace todo lo posible por combatir el racismo.

"Tenemos muchas asociaciones que financiamos y que ayudamos a combatir el racismo", señaló el presidente de la UEFA. "No es un tema sencillo, pero hacemos todo lo posible por borrar el racismo de nuestros estadios".

El zaguero de la selección sub21 de Inglaterra, Danny Rose, se quejó de insultos racistas durante un partido el martes pasado, y fue expulsado tras patear un balón a las gradas después del silbatazo final. El futbolista hizo un gesto al público para indicar que había sido blanco de insultos.

Después del encuentro, el gobierno británico pidió sanciones contra Serbia. Además de la audiencia disciplinaria de la UEFA contra Serbia e Inglaterra, la policía de Belgrado también investiga los cánticos racistas y las peleas que ocurrieron durante el partido.

"En cuanto al partido sub21 en Serbia, recibiremos un informe de los delegados, un informe de las autoridades, de la gente que estaba allí. Tenemos imágenes de la televisión", dijo Platini. "El comité disciplinario se encargará de eso".

La UEFA acusó a los serbios por conducta inapropiada por los insultos racistas contra los jugadores de Inglaterra antes de que iniciara el partido. Pero ambas federaciones encaran sanciones por "conducta inapropiada" por la refriega que se produjo en la cancha después del encuentro, que Inglaterra ganó 1-0 para clasificarse al campeonato europeo sub21 de 2013.