El presidente de EE.UU. y candidato demócrata a la reelección, Barack Obama, inició hoy con un discurso en Delray Beach, estado de Florida (EE.UU.), una macrogira que lo llevará por seis estados del país durante los próximos tres días.

El presidente comenzó el día en un enclave turístico al norte de Boca Ratón (Florida), donde ayer se celebró el último debate presidencial de la campaña, en el que, según encuestas y medios, Obama logró desbancar a su rival, Mitt Romney.

El encargado de presentar hoy a Obama fue Scott Van Duzer, el propietario de una pizzería que se hizo famoso por levantar en el aire al presidente durante un efusivo abrazo en una visita previa del candidato demócrata a la reelección a este estado sureño.

Los dos volvieron a abrazarse hoy, aunque con menos efusividad que en su último encuentro, y eso pese a que los participantes en el mitin parecían estar esperando otra cosa.

A solo dos semanas de las elecciones, Obama y Romney aparecen empatados en las encuestas, con un 47% del apoyo popular.

Falta por ver si el debate de ayer, centrado en política exterior, y en el que Obama superó a Romney al aparecer como un líder capaz y reflexivo que ha logrado restaurar la dañada reputación de EE.UU. en el mundo, ayudará al demócrata a despegarse del republicano.

El mandatario dijo hoy que lo que tienen que pensar los votantes antes de la cita electoral del 6 de noviembre es en quién confían más. Aseguró, en ese sentido, que él es una persona de fiar porque, a diferencia de Romney, no cambia constantemente de opinión.

"La pasada noche dijo que respaldaba el capturar a Osama Bin Laden pero en el 2007 dijo que no removería Roma con Santiago para capturarlo", afirmó hoy Obama.

"Yo le llamo a eso Romnesia", añadió, a lo que la audiencia respondió con un "Romnesia", "Romnesia", "Romnesia", una combinación de Romney y amnesia.

También hizo hincapié en la agenda para su segundo mandato, ante las críticas de que no ha sido claro sobre sus planes para los próximos cuatro años si resulta reelegido.

Obama aseguró que redoblará los gastos en educación y el sector manufacturero, con el objetivo de preparar a las futuras generaciones para ser competitivas en un mundo globalizado y de crear puestos de trabajo en el país.

Su macrogira lo llevará también hoy a Ohio y mañana a Iowa, Colorado y Nevada, para regresar por la noche a Florida.

El jueves estará en Virginia, antes de trasladarse a Chicago para votar por adelantado y visitar después nuevamente Ohio.

Los demócratas han bautizado la gira como "EE.UU. hacia adelante", en alusión al lema de la campaña: "Forward" (Adelante).

Según un comunicado divulgado hoy por los demócratas, el objetivo de Obama es llegar al "mayor número de votantes posibles" para hablar sobre la decisión que afrontan en estas elecciones: avanzar y construir una economía más sólida o regresar a las medidas que causaron la crisis.

El candidato demócrata no perderá el tiempo para hacer campaña ni cuando esté viajando a bordo del avión oficial Air Force One, desde donde hará llamadas telefónicas a votantes indecisos y a los voluntarios de la campaña en todo el país.

Jim Messina, el jefe de la campaña de Obama, dijo ayer en entrevista con Efe, que durante estas dos semanas finales se concentrarán en movilizar a decenas de miles de voluntarios para que toquen en cada puerta y hablen por teléfono con los votantes.