Una nave rusa despegó el martes en un cielo despejado y con tres tripulantes a bordo rumbo a la Estación Espacial Internacional.

La nave Soyuz TMA-06M despegó desde las estepas de Kazajstán por la tarde, como estaba previsto, a fin de llevar al astronauta de la NASA Kevin Ford, así como a los rusos Oleg Novitsky y Yevgeny Tarelkin, hacia la estación orbital.

"Hablé con los astronautas después de que alcanzaron la órbita", dijo el jefe de la Agencia Espacial Rusa, Vladimir Popovkin. "Se sienten muy bien. Todo va bien pese a las condiciones de viento intenso".

Después de un viaje de dos días, los astronautas se unirán en la estación a los tripulantes actuales, la estadounidense Sunita Williams, al ruso Yuri Malenchenko y al japonés Aki Koshide.

De los tres tripulantes que despegaron el martes, sólo Ford había volado antes al espacio. Pasó dos semanas como piloto del transbordador espacial Discovery en 2009, durante una misión para transportar equipo científico a la estación.

Por primera vez desde 1984, una misión con tripulantes despegó desde la plataforma 31 del cosmódromo de Baikonur, arrendado por Rusia. La plataforma que se usa normalmente, desde la que Yuri Gagarin comenzó su misión como el primer cosmonauta de la historia en 1961, se encuentra en remodelación.

La nave Soyuz es ahora el único medio para transportar a los astronautas a la Estación Espacial Internacional, desde que se retiró de servicio la flota de transbordadores estadounidenses en 2011.