Las inversiones extranjeras directas (IED) en el mundo sumaron 668.000 millones de dólares en el primer semestre de este año, un 8 % menos que en el mismo periodo de 2011, según un informe de la Conferencia de las Naciones Unidas para el Comercio y el Desarrollo (UNCTAD) difundido hoy.

El retroceso de 61.000 millones con respecto al primer semestre del año pasado se debió principalmente a la caída de 37.000 millones de dólares en las entradas de IED en Estados Unidos y de 23.000 millones en los países BRIC -Brasil, Rusia, India y China-.

James Zhan, director de la División de Inversión y Empresas de la UNCTAD, explicó en conferencia de prensa que la caída guarda relación con los fuertes retrocesos de las inversiones en proyectos nuevos (un 60 % menos que en el primer semestre de 2011) y de las e fusiones y adquisiciones transfronterizas (un 40 % menos).

Frente a estos porcentajes, el hecho de que el retroceso total haya sido del 8 % refleja el estable grado de reinversión de la IED y que los ingresos de las compañías con inversiones en el extranjero siguen siendo altos, manifestó el responsable de la UNCTAD.

Zhan destacó que los países emergentes absorbieron por primera vez la mitad de la IED global, debido al fuerte retroceso de las corrientes inversoras hacia Estados Unidos y, en menor medida, a Europa, convirtiendo a China en el mayor receptor en el primer semestre del año, con 59.100 millones de dólares.

Le siguieron EEUU, con 57.400 millones de dólares, Hong Kong (40.800 millones), Francia (34.700 millones), Reino Unido (30.800 millones), Brasil (29.700 millones), Singapur (27.400 millones), Canadá (24.500 millones) y, Australia (23.500 millones).

Con los datos del primer semestre, la proyección de la UNCTAD es que la cifra final de IED para 2012 sea de 1,6 billones de dólares, aún lejos del pico de 1,97 billones registrado en 2007.

Zhan explicó que "la lentitud y la inestabilidad de la recuperación económica, la debilidad de la demanda global y los elevados riesgos derivados de los cambios en las políticas reguladoras siguen cimentado una actitud de 'esperar y mirar' en las multinacionales con respecto a invertir en el exterior".

El experto de la UNCTAD indicó la posibilidad de que haya "un rebote en EEUU en la segunda mitad del año" y subrayó que "si se recupera la confianza de los consumidores, habrá una recuperación rápida, porque las empresas tienen mucho dinero para invertir".

Para 2013, la UNCTAD espera "un aumento moderado" de la IED, aunque advierte de que puede haber contratiempos, sobre todo si en regiones emergentes como Asia se mantiene la tendencia negativa registrada en el primer semestre, con una caída del 11 %.

A eso hay que sumar que el volumen de IED en las economías en transición se retrajo un 28 % entre enero y junio, y que el porcentaje llegó al 35 % en América del Norte.

América Latina y el Caribe las vieron aumentar un 8 %, Europa un 6 % y África un 5 %, pero la UNCTAD subrayó que "las actuales tendencias de flujo de inversiones hacia los países en desarrollo, particularmente Asia, son preocupantes".