La inversión extranjera directa (IED) hacia 17 países de la región aumentó un 8 % durante el primer semestre de 2012 en comparación con el mismo período del año pasado, al totalizar 94.331 millones de dólares, informó hoy la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL).

Al mismo tiempo, las inversiones de empresas latinoamericanas en el exterior, las denominadas translatinas, registraron un fuerte incremento de un 129 % en los primeros seis meses del año, añadió el análisis del organismo de Naciones Unidas con sede en Santiago.

Según la Cepal, el aumento de los ingresos de la IED se explica por la estabilidad y el dinamismo económico en la mayoría de los países y los altos precios de las materias primas, que continúan incentivando la inversión en minería e hidrocarburos, particularmente en América del Sur.

Asimismo, el panorama general de los flujos de la IED hacia la región presenta un cierto nivel de heterogeneidad, con caídas en varios países.

Sin embargo, añadió el estudio, el fuerte incremento de las inversiones en Chile, Argentina, República Dominicana, Perú y Colombia hace que el resultado global sea positivo.

"A esto se suma la relativa estabilidad de los flujos hacia Brasil, que registraron una leve caída de un 2 %, país que representa un 46 % de la IED recibida por la región en 2012 y que se confirma como el principal destino en América Latina y el Caribe", subrayó el análisis.

Chile también se consolida como importante receptor de la IED, ya que en el primer semestre del año fue el segundo destino más relevante en la región.

México, en tanto, recibió durante los primeros seis meses del año 19 % menos de la IED que el año anterior.

Esta tendencia será revertida durante el segundo semestre cuando se contabilicen los 20.100 millones de dólares que la cervecera belga AmBev pagó por el Grupo Modelo.

Esta misma empresa adquirió durante la primera mitad del año la Cervecería Nacional Dominicana (CDN) por 1.000 millones de dólares.

En opinión del organismo de Naciones Unidas, esta transacción explica el fuerte incremento de los flujos en República Dominicana, principal receptor en el Caribe.

En América Central, Panamá y Costa Rica recibieron flujos en niveles similares al año anterior. Guatemala registró un incremento de un 47 %, mientras en El Salvador y Nicaragua las entradas cayeron un 60 % y un 20 %, respectivamente, en relación con el primer semestre de 2011, cuando los ingresos en ambos casos fueron excepcionalmente altos.

La Cepal considera que hacia fines de 2012 las entradas de la IED a la región mantendrán en su conjunto las tendencias mencionadas, confirmando las estimaciones realizadas en mayo de un moderado incremento.

Por su parte, el significativo aumento de las inversiones de las translatinas, que registraron una caída en 2011, se debe principalmente a las empresas de México y Chile que realizaron en el primer semestre inversiones en el extranjero por 11.499 y 10.239 millones de dólares, respectivamente, cantidad similar a la invertida durante todo 2011.

En tanto, las translatinas de Brasil continúan la tendencia evidenciada en 2011, con importantes transferencias desde las filiales en el exterior hacia sus casas matrices, que originan un saldo negativo en la IED en el exterior.

El informe de la Cepal concluye que la información del 2012 confirma que el proceso de internacionalización empresarial sigue muy concentrado en pocos países y sectores, lo que deriva en un elevado nivel de volatilidad de los flujos agregados a lo largo del tiempo.

"Pese a esto, desde mediados de la década pasada se consolida un proceso de incremento de las actividades en el extranjero por parte de las translatinas", acotó.