La ejecución en Florida de un reo que padece esquizofrenia paranoide y cree que es el "príncipe de Dios" se mantiene programada para hoy, a la espera de que la Justicia estadounidense se pronuncie sobre un recurso de urgencia presentado por su defensa.

"En este momento no sabemos si se va a llevar a cabo la ejecución hoy, como estaba previsto, o si será suspendida, pero sigue programada", confirmó a Efe una portavoz del Departamento de Prisiones de Florida, quien detalló que responsables de este organismo están en camino de la prisión de Raiford, en el norte de Florida.

Allí estaba previsto que se ejecute hoy a las 18.00 hora local (22.00 GMT) a John Errol Ferguson, sobre el que pesan ocho penas de muerte, cinco cadenas perpetuas, dos condenas a treinta años de prisión, cuatro a quince años y una a cinco años.

Ferguson, de 64 años, lleva 34 años en el corredor de la muerte. El gobernador de Florida, Rick Scott, estableció su ejecución con inyección letal para el pasado 16 de octubre, pero ésta se pospuso por los recursos interpuestos por su defensa, que alega que el preso no tiene capacidad mental para entender su condena.

El juez Daniel Hurley aceptó el sábado pasado la moción presentada por la defensa del condenado, suspendió temporalmente la ejecución y fijó una vista judicial para el próximo viernes, para analizar una petición de hábeas corpus de Ferguson.

Sin embargo, la suspensión de la condena fue levantada por una corte de apelación de Atlanta el lunes por la noche, por lo que la ejecución en principio sigue programada para hoy.

"Coincidimos en que el tribunal del distrito (del juez Hurley) cometió abuso de jurisdicción" a la hora de suspender temporalmente la ejecución, asegura el panel de jueces de esa corte en su decisión de siete páginas hecha pública hoy.

La defensa del reo arguye que la decisión del Tribunal Supremo de Florida de respaldar el dictamen de otro juez, indicando que Ferguson "está cuerdo para ser ejecutado", es contrario a lo establecido por el Tribunal Supremo de Estados Unidos.

Esa instancia estableció en 1986 que es inconstitucional ejecutar a un reo que no tenga la capacidad para entender su sentencia.

Además, la corte de apelación de Atlanta recuerda que los psiquiatras que evaluaron recientemente al reo, a petición de la defensa, dijeron que, aún cuando el prisionero cree que es el "príncipe de Dios" y que resucitará, también entiende que será ejecutado y los motivos por los que fue condenado a morir.

Ferguson está condenado por el asesinato de seis personas en Carol City en julio de 1977 y a otras dos en 1978 en Hialeah, ambas ciudades en el condado de Miami-Dade.

La esperanza de la defensa reside ahora en que el Tribunal Supremo de Estados Unidos interceda en las próximas horas y ordene la suspensión de la ejecución.

Florida ha ejecutado a 72 reos desde que se restableció esa condena en el estado en 1976, según datos del Departamento de Prisiones.