La Comisión Europea (CE) adoptó hoy un presupuesto rectificativo para 2012 en el que pide cerca de 9.000 millones de euros adicionales para resolver la falta de fondos en varios programas comunitarios, como el Erasmus.

La propuesta tiene que recibir aún el visto bueno de la UE y del Parlamento Europeo para materializarse, pero varios países ya han expresado su rechazo a aumentar sus aportaciones a las arcas comunitarias, durante las negociaciones para cerrar el presupuesto 2013 y el marco presupuestario plurianual 2014-2020.

"Venimos con una solución para el Eramus y otros programas en peligro por escasez de recursos", señaló el comisario europeo de Presupuestos, Janusz Lewandowski, en conferencia de prensa.

El total de los 8.975 millones de euros solicitados se destinará a cubrir las necesidades de fondos que sufren varios programas comunitarios debido a una "presupuesto demasiado bajo", explicó el comisario, que criticó a los Estados miembros por defender unos presupuestos europeos cada vez más ajustados.

Lewandowski defendió que esta rectificación ya estaba prevista en la declaración conjunta del Consejo y el Parlamento Europeos el mismo día en que se aprobó el presupuesto de 2012.

En ese momento se instó a la Comisión a solicitar fondos adicionales, "si los créditos consignados en el presupuesto de 2012 son insuficientes para cubrir los gastos".

El comisario ya advirtió entonces de que las partidas previstas para este año eran insuficientes y de que habría que recurrir a una rectificación presupuestaria como la hoy presentada.

De los cerca de 9.000 millones reclamados por la CE, los Estados miembros tendrán que aportar 5.900 millones, mientras que los 3.100 millones restantes provendrán de los ingresos adicionales obtenidos por Bruselas este año, principalmente a través de multas impuestas por incumplir las políticas de competencia y otras sanciones.

"Ni un solo euro es para Bruselas, todo irá fuera, destinado a los estudiantes, los investigadores, la política regional y las pymes", aseguró el comisario.

Uno de los programas más afectados por la falta de fondos es el Erasmus, que necesita 90 millones de euros adicionales para realizar los pagos a los estudiantes, ya que de lo contrario tendrá que reducir el número de plazas ofertadas o el monto de las becas, lo que afectará a los jóvenes con menos recursos, recalca la CE.

En el curso 2012-2013, hay alrededor de 270.000 estudiantes que, según estima la Comisión, se beneficiarán del Erasmus, que permite que estudiantes de educación superior pasen entre tres y doce meses en otro país europeo para cursar estudios, realizar prácticas en una empresa o en otro tipo de organización.

Del Erasmus pueden beneficiarse los estudiantes matriculados en un centro de educación superior participante en cualquiera de los 33 países que lo integran y que son los veintisiete de la Unión más Croacia, Islandia, Liechtenstein, Noruega, Suiza y Turquía.

Los programas de investigación necesitan 423 millones más, tanto para los propios planes como para efectuar los pagos comprometidos a tiempo y no tener que abonar intereses de demora.

La mayor parte del dinero solicitado, en torno a 8.300 millones, estaría destinado a las políticas de cohesión y de desarrollo rural.

La Comisión Europea recordó que la ejecución del presupuesto en la UE es diferente a la de los presupuestos nacionales, ya que es esencialmente un presupuesto operativo con unos gastos administrativos muy limitados (5,8 %) y la mayor parte de los fondos se destina a programas.

Los presupuestos anuales se plasman en el Marco Financiero Plurianual vigente (2007-2013), de modo que los programas plurianuales tardan varios años en alcanzar su mayor desarrollo y no se ejecutan plenamente hasta el final del periodo, momento en el que es necesario pagar los contratos firmados.

La Comisión Europea recalcó que, pese a esto, los últimos presupuestos de la UE se han aprobado por sumas muy por debajo de las estimaciones de esta institución, de modo que en 2011 hubo solicitudes de pago por valor de 5.000 millones de euros que se cargaron al presupuesto de 2012.