La comunidad homosexual de Chile valoró hoy positivamente una reunión que sus dirigentes mantuvieron con el comandante en jefe del Ejército, Juan Miguel Fuente-Alba, y destacaron que perciben una "muy buena disposición" por parte de la cúpula militar.

"Percibo una muy buena disposición de parte del Ejército y de su comandante en jefe, respecto de ser parte de un proceso cultural que tiene en marcha la sociedad chilena respecto de la diversidad social", precisó Rolando Jiménez, presidente del Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh) ante los periodistas.

Tras estar reunido más de una hora con Fuente-Alba en la comandancia de la institución en búsqueda de "propuestas de integración" y de "no discriminación" dentro de las Fuerzas Armadas, Jiménez indicó que "la postura del Ejército se inserta dentro del marco cultural general de la nación".

"Las Fuerzas Armadas y, particularmente, el Ejército son producto de la sociedad en la que viven, sus integrantes tienen los mismos bagajes culturales, la misma estructura de pensamiento que tiene el resto de la sociedad. Por lo tanto, hay que entender que esto es un proceso gradual de cambio", indicó.

Según el presidente del Movilh, la encuestas indican que "hay alrededor de un 48 % a 52 % de miembros del Ejército que tienen resistencia a este cambio, que lo miran con recelo", aunque a su juicio "hay condiciones para avanzar de manera proactiva".

Preguntado por una opinión anterior suya sobre la existencia de una cultura homofóbica en el Ejército, Jiménez señaló que la mantiene, pero que, tras la reunión, se queda "con la tremenda voluntad que expresó el comandante en jefe".

Hace un mes y medio se dio a conocer un documento del Ejército que recomendaba la exclusión de los homosexuales para ser aceptados en el Servicio Militar.

"Estamos contentos, fue una buena reunión, profundizamos mucho con el comandante jefe respecto del documento que conoce la opinión pública, que se dio a conocer unos meses atrás", señaló.

Rolando Jiménez destacó la "capacidad de diálogo" del general Fuente-Alba, que en su opinión ha dado "un paso histórico".

El dirigente contrapuso la actitud del jefe militar con la del diputado del derechista partido Unión Demócrata Independiente (UDI) Ignacio Urrutia, que dijo que el día que las Fuerzas Armadas chilenas se "llenen de homosexuales" cualquier país va a invadir Chile "con una facilidad gigantesca".