Una escultora taiwanesa realizó una estatua de cristal de 2 metros (6,6 pies) de altura del "Buda de Mil Manos", que asegura fue inspirada en una pintura de 800 años de antigüedad de la dinastía china Yuan.

Loretta Yang dijo que la escultura es el doble de alta que una que ella misma realizó en 2006 y que fue reconocida en ese entonces como la estatua de Buda hecha de cristal más alta del mundo.

Agregó que su nueva estatua presenta unas pequeñas cuarteaduras y es "nada perfecta", pero cumple con su deseo de rescatar en cristal las deterioradas imágenes de Buda pintadas en las paredes de la famosa caverna Dunhuang del oeste de China.

Yang es directora artística y cofundadora de la fábrica de vidrio Liuli Gongfang. Ella misma es budista y ha creado esculturas de Buda y otros trabajos con vidrio en estilos tradicional y moderno que se exhiben en Taipéi.