El vicepresidente colombiano, Angelino Garzón, pidió hoy a las FARC que lleguen con voluntad de paz a la mesa de negociaciones con el Ejecutivo de su país que entrará en funciones a mediados del mes próximo en La Habana.

Garzón consideró que las FARC deben hacer un gesto de paz en la capital cubana, sede permanente del diálogo con el que el Gobierno del presidente Juan Manuel Santos y este grupo rebelde se proponen ponerle fin al conflicto armado interno, de casi medio siglo.

Las partes, que instalaron la mesa el pasado día 18 a las afueras de Oslo, tienen previsto emprender el próximo 15 de noviembre en la isla caribeña las negociaciones de la agenda que consensuaron para el efecto durante unas conversaciones previas de seis meses, también en La Habana.

"En Colombia, lo que más quiere el pueblo es la paz, y por eso hay que pedirle a la guerrilla de las FARC respetar a la población civil", expresó Garzón en una reunión con la prensa en Bogotá.

En este sentido, pidió a los rebeldes que "en la mesa de negociación por favor tengan un gesto de paz, tengan una voluntad de paz para que la aspiración del pueblo de Colombia de vivir en paz se pueda materializar algún día".

El vicepresidente consideró que Santos es un "hombre valiente" por haberse decidido a buscar la paz en el país con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Las FARC, con unos 9.000 combatientes, es una de las dos guerrillas que siguen activas en el país. La otra, con la que el gobernante no descarta negociar también la paz, es el Ejército de Liberación Nacional (ELN), que tiene unos 2.500 miembros.

Además, Santos "está cumpliendo con la Constitución política" colombiana al perseguir la paz con los rebeldes, agregó Garzón, quien el lunes reveló que sufre un cáncer de próstata por el que se somete a sesiones de radioterapia.

Garzón, de 66 años y en el cargo desde agosto de 2010, fue durante años sindicalistas de izquierdas y acumula una breve trayectoria en el sector público como ministro de Trabajo, gobernador y embajador de su país ante agencias de la ONU en Ginebra.