El telescopio Nuclear Epectroscópico, o NuSTAR, por su sigla en inglés, ha realizado su primera observación para la NASA: un gigantesco agujero negro situado en el centro de nuestra galaxia.

Las observaciones de NuSTAR muestran que se trata de un agujero negro que se encuentra en el medio de una etapa de actividad, que ha sorprendido a los investigadores de la NASA y que servirá para arrojar luz sobre este fenómeno.

"Tenemos la suerte de haber capturado una explosión de un agujero negro durante nuestra campaña de observación", señaló Fiona Harrison, investigadora principal de la misión en el Instituto de Tecnología de California en Pasadena.

"Estos datos nos ayudarán a entender mejor a este gigante que está en el centro de nuestra galaxia y por qué a veces su actividad se recrudece durante unas horas y luego vuelve a dormir", explicó en un comunicado.

La imagen tomada en luz infrarroja, muestra la ubicación del agujero negro gigantesco en nuestra Vía Láctea, llamado Sagitario A. NuSTAR es el único telescopio capaz de producir imágenes enfocadas de rayos X de alta energía, lo que da a los astrónomos una nueva herramienta para sondear objetos como los agujeros negros.

Lanzado el pasado 13 de junio, durante los próximos dos años NuSTAR buscará gigantescos agujeros negros y otros fenómenos en la Vía Láctea y en otras galaxias.

Su meta científica es una observación profunda del espacio en busca de agujeros negros miles de millones más grandes que el Sol y un entendimiento mejor de la forma en que las partículas se aceleran en las galaxias activas.