Un calendario que recuerda la crisis de los misiles en Cuba o una silla regalo de Jacqueline Kennedy son algunas de las pertenencias del exsecretario de Defensa estadounidense Robert McNamara que hoy se subastaron en Nueva York, como testigos de la esfera más íntima de la administración Kennedy.

La casa de subastas Sotheby's ofreció hoy hasta 109 artículos del legado de McNamara (1916-2009) procedente de sus siete años en la Casa Blanca, primero bajo el mandato de John Fitzgerald Kennedy y después de Lyndon Johnson, y por los que se recaudó más de un millón de dólares.

La venta más destacada fue la de dos sillas de cuero negro provenientes del gabinete de Kennedy, una de las cuales se trata de un regalo de la esposa del presidente, Jacqueline, a McNamara tan sólo ocho días después del asesinato de su marido en Dallas, el 22 de noviembre de 1963.

Las sillas, que alcanzaron un precio de 146.500 dólares, van acompañadas de una nota manuscrita de la viuda en la que expresa al entonces secretario de Defensa su deseo de darle "algo especial" que hubiera pertenecido a su esposo, aunque, por la ambigüedad de la misiva, no está claro si esa silla era la misma en la que se sentaba el presidente.

"Decidí que esta silla era lo que él hubiera querido que tuvieras. Cuando vayas a la Casa Blanca el lunes por la mañana, tendrás una nueva silla. Con todo mi cariño y el agradecimiento más profundo de mi corazón por todo lo que hiciste para ayudar a que el nombre de Jack (como era conocido por sus amigos Kennedy) brillara tanto", prosigue la nota.

Por 95.500 dólares se vendió un calendario hecho en plata por la casa de joyas Tiffany en el que sólo aparece el mes de octubre de 1962, y en el que se encuentran marcados los 13 días (del 16 al 28) que duró la crisis de los misiles en Cuba.

La placa, grabada con las iniciales de Kennedy y de McNamara, es uno de los 35 calendarios que el presidente obsequió a los miembros del comité del Consejo de Seguridad Nacional que colaboraron con él en la resolución de uno de los episodios más tensos de la Guerra Fría.

Otro de los artículos que alcanzó un precio más alto fue una resolución firmada a partir del incidente del Golfo de Tonkin, que recuerda el papel de McNamara como uno de los principales artífices de las políticas aplicadas en Vietnam en la década de los 60 y la escalada de presencia militar en la zona.

La resolución, marcada con la advertencia de "confidencial", se vendió por 37.500 dólares, mientras que la pluma con la que el 5 de agosto de 1963 se firmó el Tratado de Prohibición de Parcial de Ensayos Nucleares, por parte de EEUU, Reino Unido y la Unión Soviética, alcanzó un precio de 28.125 dólares.

Pero en la subasta no sólo figuraban testimonios del papel de McNamara como secretario de Defensa, sino que también se vendieron obras de arte atesoradas por el político, entre las que figuran algunos cuadros de Joan Miró o Pablo Picasso, así como una fotografía de Ansel Adams que representa el parque nacional californiano de Yosemite, por la que se pagaron 53.125 dólares.

Por otro lado, la Medalla Presidencial de la Libertad, la máxima condecoración al mérito para civiles en Estados Unidos y que se le concedió a McNamara en reconocimiento a sus siete años en la Secretaría de Defensa, lo que hace de él la persona que más tiempo ha ocupado ese cargo, se vendió por 34.375 dólares.