El director general de la BBC, George Entwistle, defendió hoy en el Parlamento la gestión de la cadena pública británica del caso de los supuestos abusos sexuales cometidos por el fallecido presentador Jimmy Savile, pero admitió que la controversia afectará a la reputación de la cadena.

Entwistle, que asumió el pasado septiembre la dirección de la emisora, compareció hoy ante el Comité de Cultura de la Cámara de los Comunes para responder a las preguntas de los diputados sobre la manera en que la BBC reaccionó ante las denuncias de abusos sexuales y pederastia contra el que fuera uno de sus rostros más populares.

Su intervención en el Parlamento, que se extendió durante más de dos horas, se produce después de varias semanas de polémica y críticas contra la cadena, acusada de haber encubierto un caso que ha causado una gran conmoción en el Reino Unido ya que Savile fue una de las "estrellas" de la BBC durante décadas.

El pasado 3 de octubre la cadena ITV emitió un documental en el que varias mujeres admitieron haber sido víctimas de los abusos de Savile cuando eran adolescentes.

Pero la controversia se profundizó tras revelarse que la propia BBC descartó en diciembre de 2011, dos meses después del fallecimiento del presentador a los 84 años, la emisión de un documental filmado para el programa informativo "Newsnight" en el que diez testigos acusaban de abusos sexuales al también DJ.

Otro programa de la BBC, "Panorama", emitió anoche un especial que logró cinco millones de espectadores, con relatos de algunos periodistas que trabajaron en la investigación original de "Newsnight" sobre un caso que actualmente investiga también la policía.

Entwistle tildó hoy de "muy, muy grave" lo sucedido y admitió que "sin duda, afectará a la reputación de la BBC", aunque defendió en todo momento la respuesta del canal, por considerar que ha "hecho mucho de lo que deberíamos haber hecho".

"No hay duda de que lo que Jimmy Savile hizo y la manera en la que la BBC se comportó suscitarán cuestiones de confianza y de reputación. De eso no hay duda", reconoció.

Sin embargo, rechazó que la BBC incurriera en una mala gestión pese a aceptar que "ha habido momentos en que las cosas nos han llevado más tiempo de lo que hubieran llevado en un mundo perfecto".

Entwistle desveló que la emisora pública está investigando actualmente entre cinco y diez acusaciones graves en las que están implicados antiguos y actuales empleados.

Sobre la cultura actual del canal, el director dijo que aunque en los pasados años 60 y 70 "los empleados podrían haber sentido que no podían hacer nada en caso de acoso sexual", hoy en día, sus trabajadores "saben a dónde acudir" con este tipo de denuncias.

Preguntado por la emisión este lunes de "Panorama", el director general opinó que la BBC debería haber permitido que continuara la investigación de "Newsnight", cuyo director, Peter Rippon, dejó ayer su cargo mientras el que fuera responsable de Sky News, Nick Pollard, lleva a cabo una investigación independiente.

En un blog, Rippon había alegado "motivos editoriales" para justificar su decisión de no emitir el polémico documental y calificó de "totalmente incierto" que sus superiores en la BBC se lo hubieran ordenado para encubrir el caso.

No obstante, la BBC emitió este lunes un comunicado en el que corregía algunos elementos específicos publicados en ese blog, por considerarlo "impreciso o incompleto en algunos aspectos".