El alcalde de Buenos Aires, el conservador Mauricio Macri, vetó la ley que regula los abortos no punibles en la ciudad, informaron hoy medios de prensa locales.

La normativa había sido aprobada por la Legislatura de la capital argentina el pasado 27 de septiembre y Macri ya había anticipado su oposición a la ley.

De acuerdo al texto del decreto de Macri publicado por medios locales, el alcalde vetó la ley porque "contiene prescripciones que exceden los lineamientos establecidos por la Corte Suprema de Justicia" en un fallo de marzo pasado donde el máximo tribunal se expidió sobre la legalidad de los abortos no punibles.

La norma vetada regula los casos no punibles de interrupción del embarazo cuando corre riesgo la vida o la salud de la mujer o la adolescente, o cuando el embarazo es fruto de una violación.

Hace dos semanas, en medio de una tormenta judicial y política, la Corte Suprema autorizó un aborto no punible en Buenos Aires solicitado por una mujer que había sido secuestrada y violada.

La mujer iba a someterse a un aborto en un hospital público bajo el nuevo protocolo para abortos no punibles aprobado por la Legislatura porteña, pero la asociación Pro Vida presentó una medida cautelar, que fue aceptada por una jueza de primera instancia y suspendió la intervención.

Sectores de la oposición al Gobierno de Macri denunciaron por entonces al alcalde por presuntamente divulgar datos privados sobre el caso que permitieron la actuación de Pro Vida.

El Código Penal argentino permite los abortos sólo en casos de peligro para la vida o la salud de la madre, violación o abuso a una mujer discapacitada, aunque el artículo suscita diferentes interpretaciones entre jueces y médicos.

En Argentina se registran cada año, según estimaciones oficiales, alrededor de 500.000 abortos, que en su mayoría son clandestinos.