Las autoridades penitenciarias venezolanas decomisaron decenas de armas en una prisión poco después de que los reos fueron trasladados a otros presidios para demolerla como parte de un programa para mejorar el sistema carcelario.

Las autoridades encontraron 56 armas de fuego, miles de cartuchos y 12 granadas en la cárcel de Coro, en el estado Falcón, dijo el lunes en conferencia de prensa la ministra venezolana del Servicio Penitenciario, Iris Varela.

Las autoridades exhibieron las armas decomisadas en una mesa en la cárcel en tanto que la televisión estatal mostró imágenes de funcionarios que recorrían los lúgubres pasillos del lugar.

El presidente Hugo Chávez se había comprometido a la mejora del sistema penitenciario ante los frecuentes enfrentamientos en los que han muerto numerosos presos en las penitenciarías hacinadas del país.

Varela dijo que las autoridades emprendieron el 14 de octubre el traslado de unos 600 presos de la cárcel como parte de una acción del gobierno para ubicarlos en mejores instalaciones. La funcionaria señaló el viernes que dos presos murieron y 13 resultaron heridos en un hecho de violencia ocurrido la semana pasada en esa prisión.

Los presos de las cárceles venezolanas a menudo se allegan armas y drogas con la complicidad de celadores corruptos. Varela dijo el lunes que dos funcionarios de la prisión quedaron detenidos y están sujetos a investigación.

La gobernadora del estado Falcón, Stella Lugo, dijo a la televisión estatal que el martes comenzará la demolición de la cárcel de Coro.

Las autoridades se han comprometido a construir nuevas penitenciarías para mejorar las condiciones de los presos y reducir el hacinamiento carcelario.