Un nuevo decreto que mejora el plan del presidente de Cuba, Raúl Castro, para entregar tierras agrícolas en usufructo a particulares regirá a partir de diciembre con novedades como la ampliación de la extensión de parcelas entregadas o la posibilidad de construir viviendas en esos terrenos.

Medios oficiales destacaron hoy la próxima entrada en vigor del nuevo decreto-ley 300 que introduce "cambios esenciales" sobre este plan que Cuba inició en 2008 para reanimar la producción de alimentos y que se ha visto entorpecido y ralentizado por diversas limitaciones.

Una de las principales mejoras es que se amplía la extensión de las parcelas a entregar hasta un máximo de 67,10 hectáreas.

No menos importante es que los usufructuarios podrán construir viviendas en esos terrenos estatales "para beneficio propio y de sus familiares", siempre que se cuente con la autorización previa de las autoridades urbanísticas municipales.

El pasado julio en el primer pleno de los dos que celebra al año el Parlamento cubano, el presidente Raúl Castro ya avanzó la intención de mejorar las condiciones del plan de entrega de tierras en usufructo, una de las medidas de su plan de reformas económicas para superar la crítica situación económica que la isla arrastra desde hace décadas.

Una de las prioridades del Gobierno cubano es revitalizar la agricultura en la isla para aumentar la producción de alimentos, asunto que se considera de "seguridad nacional" porque la isla gasta al año más de 1.500 millones de dólares en importar el 80 por ciento de los víveres que consume.