Los bailes eróticos no fomentan la cultura en una comunidad de la misma manera que el ballet u otras expresiones artísticas, por lo cual no deberían gozar de exenciones tributarias, dictaminó el martes el máximo tribunal del estado de Nueva York.

La corte superior estatal tomó la decisión por 4 a 3. Los jueces que no estuvieron de acuerdo concluyeron que no había distinción en la ley estatal entre "bailes distinguidos y bailes populacheros", por lo cual el caso genera "importantes problemas constitucionales".

La demanda judicial fue presentada por Nite Moves, un club de adultos en un suburbio de Albany que alegaba que sus tarifas de admisión y por bailes privados deberían estar exentos de impuestos.

La mayoría de los magistrados dijo que los impuestos se aplican a varios tipos de espectáculos, tales como parques de diversiones y eventos deportivos. Dijeron que el club no demostró que reúne los requisitos para ser exonerado por "actuaciones de artes dramáticas y musicales" que tienen por objeto difundir la cultura.