El Gobierno de Bolivia ha colocado con éxito bonos soberanos a diez años por 500 millones de dólares en su retorno el lunes a los mercados internacionales luego de casi cien años, informó hoy el ministro de Economía y Finanzas, Luis Arce.

El Gobierno contrató a los bancos de inversión estadounidenses Goldman Sachs y Bank of America Merrill Lynch para esta emisión de los bonos soberanos por los que se pagará un interés anual de 4,875 %, ha destacado Arce en un acto ante el presidente Evo Morales.

La agencia de calificación Fitch revisó recientemente al alza la nota de la deuda de Bolivia desde "B+" hasta "BB-", en tanto que Standard & Poor's califica la deuda boliviana en "BB-" y Moody's en "Ba3", todos ellos a tres escalones del grado de inversión.

Arce dijo que otros países con la misma calificación de Bolivia han emitido bonos pagando un mayor interés, incluso de hasta un 9 %, por lo que consideró que su país logró las mejores condiciones posibles hasta ahora en el mercado de capitales de América Latina.

La tasa de Bolivia es similar a la lograda hace dos años por Brasil, que tiene una calificación de grado de inversión.

Arce sostuvo que Bolivia no necesitaba contraer deuda pero dio este paso para posicionar a nivel mundial al país "como una economía exitosa en sus políticas macroeconómicas con redistribución del ingreso y eso ha sido reconocido por los inversionistas".

"Salimos ahora, cuando no necesitamos crédito, cuando no necesitamos estos recursos, para gradualmente ir ganando el crédito que Bolivia merece en el mercado financiero internacional", explicó al destacar la importancia de tener otra fuente de financiación.

La Asamblea Legislativa autorizó la venta de bonos por 500 millones de dólares, pero la demanda registrada el lunes cuando se hacía la colocación alcanzó a 4.217 millones de dólares, según Arce.

"Nunca se había visto tanta expectativa y demanda de los títulos de un bono soberano de un país como Bolivia que estaba entrando luego de muchos años por primera vez al mercado de capitales", dijo.

Un 43 % de los bonos fue comprado por inversores de EE.UU., un 39 % de Europa, 16 % América Latina y el resto de Oriente Medio y Asia.

Bolivia tiene un producto interior bruto (PIB) equivalente a 24.250 millones de dólares y su deuda pública global equivale a un 32 % de ese PIB, frente al 74 % que representaba en 2005, un año antes de que Morales llegase al poder.

Durante el gobierno del mandatario, organismos multilaterales y algunos países como España y Japón condonaron parte de la deuda externa boliviana.