El ministro alemán de Asuntos Exteriores, Guido Westerwelle, descartó hoy la participación de soldados de su país en misiones de combate contra las milicias rebeldes islámicas en Mali, así como cualquier aporte logístico en suministro de armas.

La aportación de Alemania en una eventual misión de esas características se limitaría a funciones de instrucción militar, afirmó el jefe de la diplomacia alemana tras un encuentro con el enviado especial de la ONU para el Sahel, el ex primer ministro italiano Romano Prodi.

"Nuestra contribución sería eventualmente logística, técnica y financiera", apuntó el ministro, quien destacó que todas las operaciones militares discurrirían bajo mando africano y deberían contar con el apoyo de los países vecinos, especialmente Argelia.

Prodi, por su parte, insistió en que el objetivo de la comunidad internacional debe orientarse hacia una solución política del conflicto.

Se estima que los ministros de Asuntos Exteriores de la UE adoptarán una decisión respecto a la participación de sus países en una eventual misión en Mali el próximo 19 de noviembre.

La canciller Angela Merkel garantizó ayer la disposición de Alemania de participar en una misión de apoyo europea al Gobierno de Bamako, con el objetivo de estabilizar la situación y evitar que el norte del país se convierta en santuario de radicales islámicos.

En la inauguración de unas jornadas sobre las Fuerzas Armadas alemanas, la jefa del Gobierno alemán aseguró que, "dentro de su compromiso europeo", Alemania "no puede permitir" que el norte de Mali se convierta en un "refugio seguro" para "el terrorismo".

Por eso, "sería concebible la formación de una misión" de "apoyo" y una participación alemana centrada en asuntos logísticos y humanitarios, aseguró la canciller.

Los ministros de la UE expresaron el pasado día 15 su respaldo a una eventual misión integrada por la ONU, la Unión Africana y la Comunidad Económica de Estados de África Occidental, CEDEAO.

Se espera ahora que la jefa de la diplomacia europea, Catherine Ashton, concrete sus recomendaciones en la próxima reunión que tendrán el 19 de noviembre.

Los ministros europeos llamaron asimismo al Gobierno de Bamako y a los rebeldes tuareg a entablar "un proceso negociador creíble", y pidió a estos últimos que se desmarquen de las organizaciones islamistas radicales que han ocupado el norte del país.