Un tribunal de Benin acusó hoy formalmente a tres personas cercanas al presidente del país, Boni Yayi, de conspirar para atentar contra la vida del mandatario al haber intentado envenenarlo.

Según confirmó a Efe el fiscal Justin Gbenameto, las tres personas acusadas hoy son el exministro de Comercio e Industria de Benin, Moudjaidou Soumanou, el médico personal del presidente, Ibrahim Mama Cissé, y una sobrina del mandatario, Zouberatou Kora Séké, empleada de limpieza en el palacio presidencial.

Los tres fueron arrestados el pasado domingo en sus domicilios y llevados a la comisaría central de Cotonú, donde se les sometió a un interrogatorio.

El fiscal indicó asimismo que el principal instigador del complot contra Yayi sería Patrice Talon, un importante empresario beninés que actualmente se encuentra fuera del país.

Este último sería quien se puso en contacto con las otras tres personas implicadas en el intento de envenenamiento durante un viaje oficial de Yayi la semana pasada a Bruselas.

Según la fuente, se ha emitido una orden de arresto internacional contra Talon, quien supuestamente ofreció tanto al médico personal del presidente como a la sobrina del mismo un pago de un millón de francos CFA, unos 1.500 euros.

El objetivo del complot sería el de administrar el veneno en lugar de los analgésicos que habitualmente toma el presidente para incapacitarle para seguir al frente de Benin, ya que le causaría diversos traumas cerebrales.

Yayi ganó las últimas elecciones de Benin, celebradas en marzo de 2011, con un 53,13 por ciento de los votos, un resultado que no fue aceptado por la oposición.

Este es el segundo y último mandato de cinco años de Boni Yayi, un ex alto cargo bancario de 57 años de edad que en los últimos tiempos se ha visto implicado en varios escándalos financieros.