El gobierno defendió el martes el proyecto de ley oficialista con el que pretende tener un mayor control sobre el mercado de valores al indicar que así actuará en consonancia con lo que hacen otros países.

De prosperar la iniciativa en un Congreso donde el oficialismo tiene el control en ambas cámaras, la Comisión Nacional de Valores "controlará y pondrá en línea a los mercados de capitales con lo que pasa en el mundo", dijo a radio La Red el ministro de Economía, Hernán Lorenzino.

El ministro dijo estar "asombrado" por el "tratamiento" que algunos medios de comunicación dieron al proyecto anunciado en la víspera por la presidenta Cristina Fernández, al que consideraron una muestra más del intervencionismo estatal, y subrayó que "lo que estamos proponiendo pasa en el mundo y pasa en Estados Unidos".

"En ningún lugar del mundo pasa que los propios actores del mercado se controlan y se sancionan a sí mismos, o dicho de otra manera, no se controlan ni se sancionan" afirmó Lorenzino al aludir a la autorregulación que rige en el mercado de acciones y bonos de Argentina por una ley de 1968.

La presidenta también anunció el lunes el lanzamiento de un plan que establece que las distintas aseguradoras (de riesgo de trabajo, de vida y de riesgos generales) destinen entre 5% y 30% de sus inversiones en actividades productivas o de infraestructura.

Las acciones de la Bolsa de Buenos Aires operaban a primeras horas del martes con una pérdida de más del 3%, lo que analistas atribuyeron a los anuncios de la presidenta y las caídas en los mercados bursátiles de Europa y Wall Street.

La iniciativa oficialista tiene por objetivo eliminar la autorregulación de la Bolsa de Comercio, donde cotizan las principales empresas del país, y abrir el abanico para que participen más actores. La Comisión Nacional de Valores pasaría a ser la encargada de las autorizaciones de cotización y demás cuestiones regulatorias y establecería los requisitos para ser agente o sociedad de Bolsa, señalaron medios de prensa que se hicieron eco del proyecto.

Según esta iniciativa, no será obligatorio ser accionista del mercado para operar, los propios mercados tendrán que cotizar en la plaza bursátil como una sociedad anónima y la Comisión Nacional de Valores tendrá más facultades para intervenir en el régimen de la calificación de riesgo. Así se impulsará que las universidades participen de una actividad que está reservada para las calificadoras de riesgo.

Milagros Gismondi, de la consultora Orlando J. Ferrreres y Asociados, dijo a The Associated Press que la bolsa reaccionó negativamente porque "la primera señal" que ha recibido es que "va haber más intervención en el mercado y esto es recibido con cierto rechazo... la incertidumbre hace que se sobredimensionen los efectos".

La economista señaló que en principio, "y sin leer la letra chica" del proyecto, "las regulaciones no serían muy contrarias a lo que ocurre en otros mercados" del mundo. Pero puntualizó que "habrá que ver cómo capta ese mayor poder la Comisión Nacional de Valores, si es con más fiscalización en la operatividad (de los distintos actores), lo que puede complicar más un mercado que es muy pequeño".

En el caso de las inversiones que el gobierno busca que realicen las aseguradoras, Lorenzino afirmó que "se trata de seguir en el camino de regular al sector" que tuvo un "crecimiento impresionante" de "más de 64.000 millones de pesos (13.473 millones de dólares) en la cartera de inversión", ya que de esa cifra "sólo 88 millones de pesos (18,5 millones de dólares) están invertidos en proyectos productivos".

"El objetivo es que de estos 88 millones invertidos hoy en este tipo de proyectos, pasen a un mínimo de 7.000 millones de pesos (1.473 millones de dólares) para mediados del año entrante", señaló.

Agregó que "esto es bueno para la economía nacional y para el propio sector asegurador, (ya que) estas inversiones han demostrado ser de las mejores en términos de rentabilidad y seguridad en los últimos años".