El rey Abdalá II de Jordania pidió hoy a la oposición, liderada por los islamistas, que se presente a las elecciones legislativas del próximo enero y aseguró que el futuro Parlamento será "la puerta para reformas globales".

"Mi mensaje a todos los partidos y fuerzas políticas es que si queréis un cambio a mejor para Jordania no perdáis la oportunidad de las próximas elecciones y del Parlamento", dijo el rey, en un discurso ante 3.000 representantes de distintos sectores de la sociedad jordana en el palacio real, según un comunicado oficial.

En su opinión, "aquellos que quieren reformas adicionales o el desarrollo de la ley electoral deberían trabajar bajo la cúpula del próximo Parlamento y a través de las urnas que representan la voluntad del pueblo".

El Frente de Acción Islámica (FAI), el principal partido opositor, así como otras fuerzas izquierdistas y nacionalistas, han anunciado su boicot a los comicios del 23 de enero en protesta por la nueva ley electoral, que, a su juicio, no garantiza la formación de un Gobierno salido de un Parlamento con una mayoría en las urnas.

Los opositores también exigen la restricción de los poderes del rey, sobre todo, la prerrogativa de nombrar al primer ministro y a los miembros de la Cámara alta del Parlamento.

Abdalá de Jordania insistió en que "la puerta está abierta para todos, incluida la oposición, para que forme parte del próximo Parlamento".

Y agregó que habría que "diferenciar entre una oposición nacional constructiva con una movilización positiva por un lado, y una oposición pasiva con una movilización que no sirve a la marcha de las reformas y al futuro de la patria".

Asimismo, afirmó que el objetivo de la monarquía "no es obtener beneficios, sino asumir la responsabilidad de servir a la nación".

Antes de este encuentro, Abdalá II dio instrucciones al primer ministro, Abdalá Ensur, para liberar a una veintena de activistas acusados por la fiscalía del Tribunal de Seguridad del Estado de calumniar al rey y de buscar el derrocamiento de la monarquía.