El abridor derecho Ryan Vogelsong ha llegado a la recta final de la competición del béisbol profesional en plenitud y su serpentina desde el montículo fue la clave que no sólo mantuvo con vida a los Gigantes de San Francisco sino que los puso a un triunfo de llegar a la Serie Mundial.

VogelsonG hizo su trabajo excelente desde el montículo y los Gigantes ahora están listos para el séptimo partido de la Serie de Campeonato de la Liga Nacional que se decide el lunes con el séptimo partido ante los Cardenales de San Luis, que defienden el banderín.

El abridor derecho lanzó desde el montículo del "AT&T Park", de San Francisco, siete episodios y consiguió su mejor marca en lo que va de campaña en el apartado de ponches, con nueve, para darle a los Gigantes un triunfo por 6-1 sobre los Cardenales.

La victoria de los Gigantes les permite empatar 3-3 la serie por el título de la Nacional y forzar al séptimo juego que se llevará a cabo el lunes nuevamente en San Francisco.

"Sólo traté de hacer lo que Barry Zito en el quinto juego, subir al montículo y poner al equipo en control de las acciones desde el principio del juego", declaró Volgelsong, que también destacó la gran labor del bate oportuno y la defensa de su equipo.

"Nuestros bates pudieron dominar a Chris Carpenter (0-2) desde el inicio. Creo que todos jugamos bien. Los bates fueron una gran defensa para mí, pero esencialmente quise imitar a Zito", agregó.

Volgelsong (2-0) trabajó siete episodios, permitió cuatro imparables, una carrera, dio una base y siempre sacó los ponches que necesitó para conseguir la victoria.

El lanzador puso a los Gigantes cerca de conseguir una hazaña poco común en caso de ganar el lunes el séptimo juego, porque sólo 11 de los previos 76 equipos que iban perdieron la serie 1-3 al mejor de siete, como lo hizo San Francisco, se recuperaron para conseguir el título de Serie Mundial.

Los Gigantes serían sólo el quinto equipo de la Liga Nacional en haberlo logrado, después de que lo consiguieron los Piratas de Pittsburgh (en 1925 y en 1979 cuando ganaron el Clásico de Otoño), los Bravos de Atlanta (1996, para ganar la serie de liga), al igual que Florida (2003).

Para el séptimo y decisivo juego los Gigantes subirán a la lomita a su abridor Matt Cain (0-1), quien deberá enfrentar a Kyle Lohse (1-0), que se acreditó el tercer juego de la serie.

El ganador de la serie por la Nacional obtendrá el derecho de jugar la Serie Mundial a partir del miércoles contra los Tigres de Detroit, campeones de la Americana, que "barrieron" a los Yanquis de Nueva York.

Los Gigantes también se unirían a los Reales de Kansas City de 1985, quienes superaron una desventaja de 1-3 tanto en la serie por la liga, como en la del "Clásico de Otoño".

La novena de San Francisco puede también detener una mala racha en juegos de fase final, después de haber perdido sus cinco duelos en el séptimo juego en el que han participado, como en 1912, 1924, 1962, 1987 y la Serie Mundial del 2002.

Mientras que al parecer las estadísticas favorecen a los Gigantes porque en 20 ocasiones desde 1976, un equipo de casa que ha ganado el sexto juego y que obliga al séptimo, ha ganado este último en 11 de esas ocasiones.

Uno de los jugadores clave que puso a San Francisco con tan buenas expectativas, fue el segunda base venezolano Marco Scutaro, que fue el bate más productivo de la noche, con dos remolcadas, pegó doble productor de dos anotaciones en el segundo episodio.

Scutaro, que hizo tres viajes a la caja de bateo, pegó dos veces, remolcó dos carreras y anotó dos, y con su doble productor puso la pizarra 4-0 para los Gigantes.

"En caso de ganar el séptimo iríamos a la Serie Mundial, y eso suena excelente", declaró Scutaro, que ha surgido como uno de los fichajes más acertados de los Gigantes.

Scutaro, para quien sería su primer Clásico de Otoño en su carrera, agregó que "sería una gran satisfacción llegar a la Serie Mundial, porque culminaría lo conseguido hasta ahora como profesional".

El segunda base venezolano admitió que "en realidad nunca espere llegar tan lejos, pero ahora que tengo la oportunidad de ir a la Serie Mundial, realmente no puedo ni imaginarlo".

Mientras que los Cardenales, que perdieron juegos consecutivos por primera vez desde el 14 y 15 de septiembre, se encuentra al borde de la eliminación, y a punto de perder la oportunidad de llegar a su segunda Serie Mundial consecutiva.

Los Cardenales han sido superados en dos juegos seguidos después de iniciar la serie con ventaja de 1-0 al ganar en San Francisco.

"Sabíamos que de llegar a estas alturas de la serie, se nos complicaría la situación", comentó el piloto de los Cardenales, Mike Matheny. "Tienen un par de lanzadores que como anticipábamos nos complicarían las cosas, pero por fortuna todavía queda un juego, y no hay nada dicho, así que aun podemos ganar el derecho de pasar a la Serie Mundial".

El piloto agregó que "no quiero que mis jugadores hagan algo diferente en el séptimo juego. Hemos hecho bien las cosas, y seguiremos jugando como sabemos hacerlo, sea el séptimo juego por el título de Liga o sea el primero de la temporada".