Una delegación de ex funcionarios de Seguridad Nacional de EEUU llegó hoy a Pekín con el objetivo de aliviar la disputa territorial que China mantiene con Japón por el archipiélago de las islas Diaoyu, según medios oficiales chinos.

El portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino, Hong Lei, confirmó que la legación visitará China desde hoy hasta el próximo 24 de octubre pero no obstante descartó que el motivo de las reuniones fuera "la mediación por la disputa".

"El principal objetivo de los encuentros responde al intercambio de puntos de vista con China sobre relaciones bilaterales y aspectos de interés mutuo", esgrimió el portavoz.

El grupo está liderado por el ex subsecretario de Estado del primer Gobierno de George W. Bush, Richard Armitage, informa hoy el diario "China Daily", que puntualiza que la gira empezó en Japón el pasado viernes, donde los emisarios han permanecido hasta hoy, cuando se han reunido con el primer ministro nipón, Yoshihiko Noda.

Desde el Ministerio de Asuntos Exteriores chino solamente se confirmó la presencia del ex consejero de Seguridad Nacional Stephen Hadley en una serie de encuentros que se llevarán a cabo en los próximos días, sobre los cuáles no se han precisado más detalles.

Según el "China Daily", varios analistas "apuntan que la visita puede ayudar a aliviar las tensiones que han surgido entre China y Japón, y facilitar que ambos países para empiecen a dialogar".

Las tensiones entre Japón y China escalaron cuando en septiembre Tokio anunció la compra de tres de los polémicos islotes, frente a lo que China respondió con el envío de patrulleras a las aguas del archipiélago.

La decisión de Japón desató violentas manifestaciones antijaponesas en cientos de ciudades chinas y la suspensión de los actos para conmemoran el 40 aniversario del reinicio de relaciones diplomáticas entre Tokio y Pekín.

El archipiélago, deshabitado y con una superficie de 7 kilómetros cuadrados, se cree que puede albergar reservas de hidrocarburos y es un foco histórico de disputa entre ambos países.

Sobre esta disputa, Hong reiteró hoy que el archipiélago "siempre ha sido territorio chino", que su soberanía es "indiscutible" y emplazó a Japón a "negociar y dialogar" para acabar con las tensiones.