Texas Instruments, uno de los mayores fabricantes de componentes electrónicos para teléfonos móviles del mundo, anunció hoy que ganó en el tercer trimestre del año 784 millones de dólares, un 30 % más que en el mismo periodo del año anterior.

La compañía, con sede en Texas (Dallas, EE.UU.), señaló que entre julio y septiembre obtuvo un beneficio neto por acción de 67 centavos, frente a los 51 centavos del mismo trimestre de 2011, cuando ganó un total de 601 millones de dólares.

Los ingresos de la firma en el tercer trimestre bajaron hasta los 3.390 millones de dólares, un 2 % menos respecto al mismo periodo de 2011, en el que facturó 3.466 millones de dólares.

Según señaló el presidente y consejero delegado de la compañía, Rich Templeton, las operaciones de la firma fueron "disciplinadas, con unos niveles de gasto e inventario que bajaron y con una actividad principal en la que los beneficios crecieron más rápido que los ingresos".

"La empresa creció secuencialmente y las operaciones fueron bien ejecutadas a pesar de que la economía y el mercado de los semiconductores se mantuvo débil y probablemente se mantenga débil en el cuarto trimestre", agregó.

No obstante Texas Instruments detalló que su previsión para el cuarto trimestre de este año es obtener un beneficio por acción de entre 23 y 31 centavos.

Las acciones de la compañía cerraron hoy en la bolsa de Nueva York con un descenso del 0,07 %, hasta los 27,79 dólares, pero tras anunciar sus resultados aumentaron un 0,94 % en las operaciones electrónicas posteriores al cierre del mercado bursátil.

Desde enero, los títulos de Texas Instruments acumulan un descenso del 4,53 % en el parqué neoyorquino.