Un juez de EE.UU. suspendió de nuevo la ejecución del reo John Errol Ferguson, quien padece de esquizofrenia paranoide y cree que es el "príncipe de Dios", para que su abogado pueda defender en una vista judicial el alegato de que su cliente no está en capacidad mental para entender la condena.

La ejecución de Ferguson, sentenciado a la pena capital por el asesinato de ocho personas, estaba prevista para el martes, después de que la semana pasada el gobernador del estado de Florida, Rick Scott, la reprogramara tras ser aplazada por otra instancia judicial.

El juez Daniel T.K. Hurley concedió el sábado la moción presentada por la defensa del condenado a muerte y fijó una vista judicial para el próximo viernes, para analizar una petición de hábeas corpus de Ferguson, según el documento judicial al que Efe tuvo acceso hoy.

La defensa del reo, de 64 años, arguye que la decisión del Tribunal Supremo de Florida de respaldar el dictamen de otro juez indicando que Ferguson "está cuerdo para ser ejecutado" es contrario a lo establecido por la máxima corte de Estados Unidos.

El Supremo de Estados Unidos estableció en 1986 que es inconstitucional ejecutar a un reo que no tenga la capacidad para entender su sentencia.

Las autoridades planeaban ejecutar a Ferguson con una inyección letal mañana a las 22.00 GMT en la cárcel Union Correctional Institution en Raiford, en el norte de Florida.

Inicialmente estaba previsto que Ferguson recibiera el coctel mortal el pasado 16 de octubre, pero el gobernador del estado aplazó la ejecución para que un panel de psiquiatras evaluara al reo, a petición de la defensa.

Los médicos dijeron que, aún cuando el prisionero cree que es el "príncipe de Dios" y que resucitará, también entiende que será ejecutado y los motivos por los que fue condenado a morir.

Tras la evaluación, Scott levantó la suspensión de la ejecución, pero los abogados acudieron ante un tribunal del estado que la aplazó de nuevo mientras examinaba los alegatos, luego ratificó la decisión del juez y dio luz verde al ajusticiamiento.

Sin embargo, los abogados acudieron ante el magistrado Hurley y han dicho que recurrirán si es necesario al Tribunal Supremo de Estados Unidos.

Las autoridades acusaron a Ferguson de asesinar a seis personas en Carol City en julio de 1977 y a otras dos en 1978 en Hialeah, ambas ciudades en el condado de Miami-Dade.

Florida ha ejecutado a 72 reos desde que se restableció esa condena en el estado en 1976, según datos del Departamento de Prisiones.