Peritos mexicanos exhumaron el lunes restos de un familiar directo del líder del cartel de las drogas de Los Zetas, Heriberto Lazcano, para tomar una muestra e intentar realizar una identificación genética del capo que murió en un enfrentamiento con la Marina y cuyo cuerpo fue robado un día después, informaron autoridades.

Un funcionario de la Procuraduría General de la República no autorizado a ser identificado por políticas internas dijo a The Associated Press que la exhumación se realizó en un panteón de las inmediaciones de Pachuca, capital del estado central de Hidalgo, lugar de nacimiento de Lazcano.

Dijo que se tomó una muestra de tejido, el cual será sometido a estudios para determinar inicialmente si reúne las condiciones para hacer el perfil genético.

Comentó que los resultados podrían estar en un par de semanas.

Añadió que para las autoridades no hay dudas sobre la identidad de Lazcano a partir de pruebas de huellas dactilares y fotográficas, aunque la Procuraduría busca cumplir con todas las posibilidades de identificación, incluida la del perfil genético.

"Aunque las pruebas de dactiloscopia y fotografía forense ya realizadas y analizadas no dejan lugar a dudas acerca de la identidad de Heriberto Lazcano Lazcano, se busca cumplir al 100 por ciento con los extremos legales previstos para estos fines", señaló el funcionario.

La muestra fue tomada después de algunas horas y los restos del familiar volvieron a ser enterrados, según el funcionario.

El responsable del combate a la delincuencia organizada de la Procuraduría, José Cuitláhuac Salinas, informó la semana pasada que se buscaba exhumar los cadáveres de los padres de Lazcano para hacer el cotejo genético.

El funcionario que habló con AP, sin embargo, no especificó el lunes de qué familiar se tomó la muestra, aduciendo razones de privacidad.

Sólo dijo que se trató de un familiar directo. Agregó que policías federales establecieron un perímetro de seguridad alrededor del panteón, mientras se realizaba la exhumación y toma de muestra.

Hombres enmascarados robaron el 8 de octubre el cuerpo de Lazcano de una funeraria. Un día antes el hombre había muerto en un enfrentamiento con marinos mexicanos en el estado norteño de Coahuila.

La Marina ha dicho que no sabía inicialmente que en el enfrentamiento había muerto Lazcano, alias "El Lazca", y por ello personal naval dejó el cadáver sin mayores cuidados en una funeraria de donde fue robado posteriormente. El hombre no llevaba ninguna identificación con él.

El portavoz naval, vicealmirante José Luis Vergara, ha dicho que la identidad de "El Lazca" solamente quedó confirmada tras cumplirse con la revisión de sus huellas dactilares tomadas tras caer muerto y cotejadas en una base de datos nacionales varias horas después y luego del robo del cadáver.

Sin embargo, días después un funcionario estadounidense dijo a la AP que autoridades de Estados Unidos supieron de su identidad antes de que el cuerpo desapareciera, aunque no dio detalles de cómo lo supieron.

El subprocurador de la Procuraduría, Salinas, dijo la semana pasada que los padres de Lazcano fallecieron hace varios años y fueron enterrados en Hidalgo.

Lazcano fue uno de los narcotraficantes más buscados por años tanto por autoridades tanto de México como de Estados Unidos.

"El Lazca" fue miembro de las fuerzas especiales del ejército mexicano hasta finales de la década de 1990 cuando se unió al crimen organizado y formó Los Zetas, un grupo que tomó el nombre por los códigos de radio utilizados por oficiales.

Originalmente Los Zetas fueron el brazo armado del cartel del Golfo, aunque autoridades han dicho que en 2010 rompieron con ese grupo y comenzaron a operar como un cartel independiente.

En otros hechos, autoridades localizaron en el puerto turístico de Acapulco 24 cuerpos en fosas clandestinas.

La Procuraduría del estado sureño de Guerrero, donde se localiza Acapulco, señaló en un comunicado que los cuerpos de los 22 hombres y dos mujeres, comenzaron a ser recuperados desde septiembre.

Nueve de los cuerpos presentaban descomposición y fueron llevados a un laboratorio forense para obtener su ADN. Otras de las víctimas parece que fueron enterradas recientemente.

Las excavaciones continúan.