La dirección de meteorología del Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter) informó hoy de que vigila una depresión tropical que se formó hoy al suroeste del mar Caribe.

La depresión tropical se formó en la zona de vigilancia meteorológica de Nicaragua y se le está dando seguimiento a ese fenómeno, dijo a Efe el meteorólogo del Ineter, Alejo Moreno.

La depresión tropical, la número 18 que se origina en la cuenca del océano Atlántico, se ubicaba a las 10.00 hora local (16.00 GMT) al oeste de Nicaragua y norte de Panamá, desplazándose a cinco kilómetros por hora con dirección suroeste, aunque sus vientos soplaban hacia la dirección contraria, explicó el experto.

"Actualmente, esta depresión tropical no representa peligro de impacto directo sobre el territorio nicaragüense, existiendo altas probabilidades de mantenerse con poco movimiento este día y desplazarse el día martes hacia el norte/noreste, rumbo hacia Jamaica", precisó, por su lado, el Ineter en un comunicado.

La institución meteorológica nicaragüense confirmó que existen altas probabilidades de que la depresión tropical se convierta en tormenta tropical en las próximas horas.

El Sistema Nacional para la Prevención, Mitigación y Atención de Desastres de Nicaragua aún no ha emitido ningún aviso especial ni ningún tipo de alerta, ya que los efectos para Nicaragua serían indirectos.

Según el Ineter, Nicaragua está ubicada en el llamado "corredor de los huracanes", situado entre las Antillas y la costa Caribe de Centroamérica y Suramérica.

Nicaragua sufrió el impacto de cinco tormentas tropicales entre 2005 y 2010. En 2011 se formaron dos ciclones frente al Cabo Gracias a Dios, al noreste del territorio, pero no penetraron al país. Ninguno de los 14 fenómenos registrados este año han impactado en su territorio.

La firma británica de vigilancia mundial Maplecroft clasificó en agosto pasado a Nicaragua como un país de "riesgo extremo" por desastres relacionados con la naturaleza.

En las últimas cuatro décadas, Nicaragua perdió 4.000 millones de dólares a causa de fenómenos extremos del clima, según datos de la Comisión Económica para América Latina (Cepal).