La secretaria de Estado Hillary Rodham Clinton alentó a los extranjeros a invertir en Haití mientras ella y su esposo encabezaron una delegación de famosos el lunes en la inauguración de un nuevo parque industrial que es el centro de los esfuerzos de Estados Unidos para ayudar a la reconstrucción del país del terremoto de 2010.

Los actores Sean Penn y Bill Stiller, la diseñadora de modas Donna Karan y el magnate británico Richard Branson fueron algunas de las luminarias que estuvieron en la inauguración del Parque Industrial Caracol, que se calcula creará miles de empleos y se encuentra a unos 80 kilómetros (100 millas) de Puerto Príncipe, la capital que fue devastada por el sismo.

Hillary Clinton dijo en un salón repleto de inversionistas que ella hizo de Haití una prioridad cuando fue nombrada secretaria de Estado.

"Aprendimos que apoyar la prosperidad en el largo plazo en Haití significa más que dar ayuda", indicó la funcionaria. "Se requieren inversiones en infraestructura y economía que puedan ayudar a los haitianos a alcanzar sus propios sueños".

"Por eso cambiamos nuestra ayuda a inversiones para superar algunos de los mayores desafíos que enfrenta este país: crear empleos y crecimiento económico sustentable".

Horas antes, miles de haitianos hicieron una fila larga para saludar la caravana en la que viajaba la secretaria de Estado desde el aeropuerto renovado recientemente en la ciudad costera de Cap-Haitien. Clinton y otros funcionarios estadounidenses, como la secretaria del Trabajo, Hilda Solís, y el senador demócrata Patrick Leahy visitaron el lugar donde se construyen viviendas para los trabajadores del parque industrial con recursos de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID por sus siglas en inglés).

La secretaria de Estado subrayó que tres personas que fueron o son presidentes se reunieron en un salón para celebrar la inauguración: su esposo, el ex presidente Bill Clinton, el mandatario haitiano Michel Martelly y el predecesor de éste, Rene Preval.

El ex presidente Clinton, ahora enviado especial de la ONU para Haití, llegó a Caracol por separado.

Los Clinton y sus aliados esperan que este parque industrial de 300 millones de dólares transforme la parte norte de este empobrecido país mediante la generación de miles de empleos que se requieren con urgencia.

Algunos haitianos tienen un punto de vista radicalmente distinto. Dicen que el Parque Industrial Caracol hace poco más que reproducir exactamente esfuerzos fallidos del pasado y consideran que beneficiará a extranjeros más que a haitianos. También les preocupa que dañe algunos de los pocos sectores naturales aún sin destruir en Haití.

"Lo que vimos hoy es algo... donde se han adoptado las medidas correctas y merece nuestro aliento", dijo a The Associated Press el actor Sean Penn, convertido en embajador plenipotenciario de Haití por su labor caritativa a favor del país. "Esperamos que los objetivos ambiciosos de (la fabricante de ropa surcoreana) Sae-A sean un ejemplo a seguir".

La gigante surcoreana fabricante de ropa Sae-A Trading Co. Ltd es el principal usuario del parque industrial, y comenzó su producción en mayo. La firma se comprometió a crear 20.000 puestos permanentes de trabajo en seis años y a la construcción de 5.000 viviendas. Los partidarios del parque industrial afirman que éste tiene el potencial de generar 65.000 empleos.