La OCDE considera que ha sido el modelo de autorregulación de internet, por su eficiencia, el que ha logrado la rápida expansión del sector y las reducciones de precios que se han conseguido en los últimos años, y por eso pide evitar las presiones para imponerle las constricciones del mercado de la voz.

En un informe, divulgado hoy, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) pidió a las autoridades que establezcan una clara línea de separación entre esos dos mercados porque considera que con la convergencia que supone el protocolo internet (IP) "hay un riesgo de conflicto".

También se declaró contra las demandas de operadores de telecomunicaciones para imponer de forma obligatoria un peaje de entrada a contenidos, con el argumento de que, por ejemplo, el vídeo ocupa mucha banda pasante y exige de ellos fuertes inversiones.

Esos peajes "no deberían permitirse" y no son compatibles con el modelo de internet, que ha permitido "un ritmo de desarrollo" espectacular en los últimos años, de forma que el tráfico se ha multiplicado por ocho y hay 2.000 millones de usuarios.

"El actual modelo de internet funciona extremadamente bien, ha impulsado el crecimiento y la competencia y ha permitido precios para los datos 100.000 veces inferiores que los del minuto de voz", señalaron los autores del estudio, que hicieron una evaluación de 4.300 redes con 140.000 intercambios directos, de los cuales un 99,5 % sin contrato escrito y sin que cambiara de manos dinero.

La condición para que eso se mantenga es que haya un entorno que favorezca la inversión y la entrada en ese mercado de operadores, sean de telecomunicaciones o no.