La zona del euro cerró 2011 con un déficit del 4,1 % del PIB y la UE con uno del 4,4 %, lo que supone en ambos casos un descenso de 2,1 % comparado con 2010, mientras que la deuda pública aumentó en 1,9 y 2,5 puntos, respectivamente, según los datos revisados publicados hoy por Eurostat.

Los indicadores publicados hoy por la agencia comunitaria de estadística revelan que un año antes el déficit de la eurozona había sido del 6,2 % y el de la Unión Europea (UE) del 6,5 %.

Por su parte, la deuda pública subió en 2011 en la zona del euro hasta el 87,3 %, desde el 85,4 % del PIB que había registrado en 2010, mientras que en los Veintisiete pasó del 80 % en 2010 al 82,5 % el año pasado.

La segunda revisión de estos indicadores publicados por Eurostat refleja variaciones de un punto sobre el cálculo anterior del déficit de los Veintisiete (4,5 %) y en el de la deuda pública de la eurozona (87,3 %), mientras que los otros datos no cambiaron.

En 2011 los mayores déficit públicos se registraron en Irlanda (13,4 % del PIB), España y Grecia (9,4 % en ambos países), Reino Unido (7,8 %) y Eslovenia (6,4 %).

En el caso de España, los datos de Eurostat muestran un desvío de 0,9 puntos con respecto a las cifras publicadas en abril, lo que refleja el impacto de las ayudas a la banca y se ajusta a las últimas proyecciones publicadas a finales de septiembre por el Ejecutivo español.

Los menores porcentajes de déficit público se observaron en Luxemburgo (0,3 %), Finlandia (0,6 %) y Alemania (0,8 %).

En total, veinticinco Estados miembros registraron una mejora de sus datos de déficit en comparación con 2011, España entre ellos, y dos un empeoramiento.

En 2011, el gasto público en la zona del euro equivalió al 49,5 % de su PIB y al 49,1 % en el caso de los Veintisiete, mientras que los ingresos de las arcas estatales ascendieron al 45,4 % y al 44,7 %, respectivamente.

Estas cifras suponen un descenso del ratio de gasto público y un aumento de los ingresos en ambas zonas con respecto a 2010.

En esta revisión, Eurostat ha retirado sus reservas sobre los datos ofrecidos por Irlanda sobre el impacto de los planes de reestructuración de Allied Irish Banks y de Irish Life & Permanent (que ha pasado a llamarse 2012 Permanent TSB), al considerar que éste ha sido evaluado de forma correcta por Dublín.

Asimismo, Irlanda ha despejado las dudas expresadas por Eurostat en abril sobre el National Asset Management Agency Investment (NAMA) -el "banco malo" creado para absorber el impacto de las hipotecas "subprime" o de alto riesgo-, cuyos datos han sido finalmente incluidos entre los del Gobierno general tras clasificarse en el sector privado en un principio.

Eurostat también ha dado el visto bueno a los datos de déficit y de deuda del Reino Unido, después de que este país haya reubicado en las cuentas públicas las cifras de la reestructuración del banco Bradford & Bingley (B&B) y Northern Rock Asset Management (NRAM), donde se depositó la deuda tóxica del banco Northern Rock.