La compositora, directora de orquesta y soprano Pilar Jurado afirmó en Nueva York que la música clásica española se valora en el extranjero, como lo prueba el premio que le ha otorgado el Foro Internacional de Mujeres, con el que reconocen su "poliédrica" trayectoria y su papel como pionera.

"Me hace mucha ilusión este premio especialmente por el momento en el que me lo dan, cuando en España se tiene la sensación de que perdemos puntos en el exterior y que no se valora nuestro trabajo, ya que esto demuestra que no es así", subrayó Jurado a Efe.

La compositora participó en un acto en el Instituto Cervantes de Nueva York antes de desplazarse a San Francisco (California), donde el día 26 de octubre se le entregará el galardón "Woman who makes a difference" (Mujer que marca la diferencia), un reconocimiento que recibieron mujeres como la cantante Ella Fitzgerald y las políticas Margaret Thatcher, Condoleezza Rice y Corazón Aquino.

El foro se lo ha otorgado en esta edición a Jurado, entre otras cosas, por tratarse de la primera mujer en estrenar en el Teatro Real de Madrid una ópera, titulada "La página en blanco".

"Fui pionera en este aspecto, pero creo que lo que han valorado es toda mi trayectoria y eso me da fuerza, porque indica que no me estoy equivocando, que estoy aportando algo a la sociedad global", apuntó Jurado (Madrid, 1968), quien añadió que es "poliédrica y transgresora", ya que para crear su arte tuvo que convertirse también en gestora y empresaria.

"Para poner en marcha todos mis sueños tuve que crear mi propia infraestructura e inventarme mi universo empresarial, y eso lo valoran", señaló la soprano, entre cuyos proyectos figuran múltiples conciertos con diversas orquestas, una ópera de cámara en Alemania y un plan relacionado con el cine del que no reveló detalles.

A pesar de su exitosa carrera, Jurado se manifestó "muy preocupada" sobre los recortes que se están aplicando en España al mundo de la cultura y a la música clásica en particular, "que se está debilitando y perdiendo lo que se había conseguido con mucho esfuerzo a lo largo de muchos años".

"La historia de un país no se mide por sus transacciones económicas, sino por sus aportaciones culturales y se está comprometiendo el futuro de muchas generaciones, ya que es difícil reconstruir lo que se está destruyendo", incidió la compositora.

Además, aseveró que "lo más peligroso es el mensaje que se está transmitiendo a la sociedad de que la cultura es entretenimiento, algo superfluo" y apostilló que "si la industria cultural española estuviera bien gestionada, podría generar mucho dinero en otras industrias".

Sin embargo, Jurado apeló al "optimismo", ya que premios como el suyo prueban que "la cultura española puede ser valorada como fuente de liderazgo".