Un arsenal, que incluye armas de uso militar, entre ellas ametralladoras, fusiles, pistolas, granadas y el explosivo C4, fue hallado en una cárcel en Venezuela que fue clausurada el pasado viernes, informaron hoy las autoridades.

El arsenal fue sacado de un túnel cavado por los reclusos, donde introdujeron cada arma perfectamente empacada para evitar daños por la humedad, dijo la ministra venezolana del Sistema Penitenciario, Iris Varela, en una rueda de prensa transmitida por el canal estatal Venezolana de Televisión (VTV).

Detalló que se hallaron 3 fusiles, 3 subametralladoras, 2 rifles, 5 escopetas, 39 pistolas y 4 revólveres, un kilo del explosivo C4 y varios detonadores eléctricos así como una docena de granadas, que exhibió junto a 11.446 municiones "de todos los calibres".

El hallazgo del arsenal se produjo el fin de semana luego del desalojo del millar de reclusos que ocupaba el llamado Internado Judicial de Falcón, situado en Coro, capital de ese estado en el noroeste del país, en un procedimiento de remodelación resistido por "líderes negativos" de los presos, lo que dejó dos reclusos muertos y trece heridos.

Varela atribuyó este tipo de hechos a "una minoría de líderes negativos" que controla el tráfico de armas, droga y otros productos y servicios en las prisiones, los cuales, según ha remarcado, "se resisten a perder el negocio que tienen allí".

La funcionaria, que también mostró recibos de depósitos bancarios hallados junto al arsenal, admitió que existen autoridades "civiles y militares" involucradas en la dotación de armas y droga a la población penitenciaria nacional.

Se está investigando a cada uno de los titulares de esas cuentas y a los depositantes, pero "seguro que en esta prisión ya no quedan más armas, pero seguirá la revisión", dijo la ministra.

El Gobierno venezolano decretó la semana pasada la emergencia carcelaria para rehabilitar la treintena de cárceles del país y construir otra veintena, según confirmó hoy Varela.

La violencia en los penales de Venezuela se cobró la vida en el primer semestre de este año de 304 presos y dejó heridos a otros 527, un repunte de 15 % con relación al mismo período de 2011, según diversas ONGs de defensa de los derechos de los reclusos.

El Observatorio Venezolano de Prisiones (OVP) ha dicho que, además de los 560 presos muertos y 1.457 heridos contabilizados en 2011, las prisiones venezolanas albergan a más de 45.000 personas, a pesar de que tienen capacidad solo para 15.000.