Euronaval, el salón de armamento naval más importante de Europa, abrió hoy sus puertas con un récord en superficie de exposición y 370 participantes, entre los que se cree que se trata de un negocio poco golpeado por la crisis.

Pese al descenso en número de expositores respecto a la anterior edición (405 en 2010), los 14.500 metros cuadrados dedicados hasta el día 26 a esta feria especializada en buques y equipamiento militar marítimo ofrecen una visión aproximada de la buena situación del sector.

"Los países nunca dejan de gastar en Defensa, es uno de los sectores que mueve el mundo", aseguró a Efe el director general de Grup Aresa Internacional, Oriol López, cuya compañía es una de las dos únicas empresas españolas privadas en el salón (la otra es Navantia).

Con tres décadas de experiencia internacional fundamentalmente en África, Aresa se ha especializado en contratos gubernamentales y considera clave la "diversificación", para lo cual incluye entre su oferta tanto construcción de navíos como mantenimiento y aprovisionamiento de recambios y formación de personal.

El 90 % de su facturación proviene de contratos navales, y aunque según López "no existe uniformidad en el sector", asegura que la fabricación de barcos y equipamiento militar sigue proporcionando más ingresos que la construcción de barcos para uso civil.

De la misma opinión es el responsable de márketing del astillero chileno Asmar, Jorge Terrazas, quien explicó a Efe que "quienes obtienen mayores beneficios son los que fabrican misiles y no buques pesqueros".

Su empresa, proveedora oficial de la Armada de Chile y dedicada esencialmente a la ampliación y reparación de naves, trabaja con frecuencia con Europa, con países como Islandia o Noruega, pero también con Estados latinoamericanos como Ecuador o Argentina.

Terrazas coincide con López en la necesidad de especializarse, y explica que su presencia en el salón responde sobre todo a la búsqueda de futuros participantes, ante la inminencia de la celebración de otra feria similar en Chile, "Expo Naval", del 4 al 7 de diciembre.

A Euronaval, emplazada en la feria de exposiciones de Le Bourget, al norte de París, han acudidos 33 países y la mitad de los expositores son extranjeros.

Los que cuentan con mayor presencia son Alemania, Estados Unidos, Italia, Reino Unido y Holanda, pero América Latina va creciendo y este año está representada por Brasil, (seis participantes), Chile (tres) y Colombia (uno).

Aunque las instalaciones registraron ya hoy una afluencia considerable, la feria será inaugurada mañana oficialmente por el ministro de Defensa francés, Jean-Yves Le Drian, cuyo departamento patrocina el evento.

El salón recibirá además a delegaciones parlamentarias, altos funcionarios y otros representantes gubernamentales, según fuentes de la organización, que definieron este evento como un "encuentro privilegiado" de actores de la industria naval y marítima.