El presidente del Estado australiano de Queensland, Campbell Newman, anunció hoy que levantará el veto a la explotación minera de uranio vigente en esta región del noreste de Australia desde hace tres décadas, informaron medios locales.

Queensland, que hasta ahora permitía la exploración de este mineral pero prohibía su extracción, dispone de unas reservas de uranio valoradas en unos 18.000 millones de dólares, según el cálculo del Ejecutivo de ese Estado.

Newman dijo que la medida fue adoptada, en parte, a raíz de que el Gobierno revirtiera hace un año el veto a la venta de uranio a la India y que la primera ministra, Julia Gillard, se mostrara favorable a este comercio con el país asiático con fines pacíficos.

India, al igual que su vecino Pakistán, posee armas atómicas y es uno de los pocos países del mundo que no ha firmado el Tratado de No Proliferación Nuclear, una adhesión que los laboristas australianos exigían para la venta de uranio en su programa electoral..

"Con la declaración de la primera ministra sobre las exportaciones de uranio a la India, no hay ninguna razón para que Queensland desaproveche las oportunidades económicas y los puestos de trabajo que ofrece su explotación minera", dijo Newman a la cadena ABC.

Queensland, que cerró su última mina de uranio en 1982, tiene identificados 80 yacimientos de este mineral, la mayoría en el noroeste del Estado.

Newman indicó que la reanudación de las operaciones de extracción de uranio en el Estado puede tardar más un año.

Australia es el tercer exportador mundial de uranio, mineral que vende a países como China, Japón y Estados Unidos.

La minería de uranio está prohibida en el Estado de Victoria, pero está permitida en los de Australia del Sur, Territorio Norte y Australia Occidental.

En febrero, el Gobierno del Estado de Nueva Gales del Sur también aprobó la reanudación de los trabajos de explotación de este material.