El ciclista australiano Cadel Evans ha declarado que "nunca" discutió sobre asuntos relacionados con el dopaje con el Doctor Ferrari, médico suspendido de por vida por posesión, tráfico, administración y asistencia de dopaje.

En un correo electrónico enviado por el ciclista a la cadena SBS australiana, se puede leer un mensaje del popular doctor, en julio del 2011, justo cuando Evans iba a proclamarse vencedor en el Tour de Francia, afirmando que el único contacto que se produjo entre ambos fue en el verano del año 2000, cuando se vieron para realizar unas pruebas físicas y saber si era adecuado que el australiano diese el salto al ciclismo en ruta.

"En el verano de 2000 recibí una llamada del mánager de Cadel Evans, Tony Rominger, porque le gustaría saber si su ciclista tenía las aptitudes necesarias para pasar del ciclismo de montaña al de carretera. Acordamos una pruebas en Suiza basadas en la bicicleta y en paseo a caballo para comprobar tiempos, frecuencia cardiaca y concentración de ácido láctico. Al finalizar le comuniqué mi decisión positiva", escribió el doctor Ferrari.

El único vencedor australiano de la ronda gala afirmó que la opinión de Ferrari era "muy apreciada por los equipos y los jefes de equipo en aquella época" y por ello acudió a él.

"Nunca le he visto o tenido contacto con él antes o después de esa prueba", confirmó Evans.

Hoy, en Ginebra, la UCI tiene previsto hacer un anuncio sobre su posición respecto a los documentos de la USADA (Agencia antidopaje de Estados Unidos), en los que no figura el nombre de Cadel Evans, a través de su presidente, Pat McQuaid, para ratificar o impugnar la suspensión de por vida a Lance Armstrong, que incluye la descalificación de todos los resultados competitivos a partir de 1998.